Suscríbete Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mobiliario urbano

Manacor invierte 470.000 euros en un año para renovar los parques infantiles

El Ayuntamiento contrata el servicio de una auditoría externa para que determine dónde y cuántos juegos deben situarse en cada lugar

Uno de los parques infantiles de la ciudad de Manacor.

Hace décadas que buena parte de los juegos infantiles de las plazas y parques de Manacor están obsoletos. Una circunstancia que ha quedado patente con el crecimiento de la población del municipio y con la reincorporación de los niños, madres, padres o abuelos a estas zonas de ocio después del confinamiento. Por eso, y según explica el responsable municipal de Medio Ambiente, Sebastià Llodrà, «el Ayuntamiento hará una inversión importante por varias vías».

En total se invertirán 470.000 euros, de los que 70.000 provienen de la partida ordinaria del presupuesto de 2022 y otros 400.000 del remanente incorporado a principios de año. Todo sumado al contrato de jardinería que el consistorio tiene en concesión y que ya prevé el cambio de determinados juegos o áreas que hayan quedado anticuadas, como es el caso de los juegos de la plaza de ses Perleres, donde se ha instalado una estructura con una torre y tobogán más adecuado para los niños y niñas que juegan normalmente, que son mayores de seis años. Ahora falta el caucho y la recepción de la obra para poder inaugurarse.

El Ayuntamiento ha contratado el servicio de una asesoría externa para que determine dónde y cuántos juegos deben situarse en cada lugar determinado, o en qué sitios hacen más falta, como en el parque municipal. Después deberá sacarse a concurso la compra e instalación que, en cualquier caso, se llevará a cabo antes de que acabe el año 2022. Asimismo hay proyectos de reforma de plazas que ya llevan consigo una remodelación y cambio completo de la infraestructura de juegos, como es el caso de la plaza de Sant Jaume o Santa Catalina, por ejemplo.

«Las intervenciones se llevarán a término de acuerdo a criterios políticos», recuerda Llodrà, entre los que hay que sean juegos inclusivos, de materiales lo más natural posible, o que sean atractivos también para niñas y niños de entre 6 y 12 años, que son quienes más los demandan, según el mismo análisis previo. 

El estudio también analizará y revisará los estados de conservación o la funcionalidad de unos espacios que el Ayuntamiento quiere que sean intergeneracionales, es decir, que mezclen en un mismo lugar juegos para niños con otros pensados para la calistenia o para mejorar la movilidad de las personas mayores. 

De hecho, estas eran reclamaciones recurrentes por parte del Partido Popular o de El Pi (ambos en la oposición), que ya habían advertido de esta situación meses atrás.

Compartir el artículo

stats