Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ports IB estima el 60% de las alegaciones a su plan y elimina las propuestas controvertidas

En 15 años el máximo de nuevos amarres será de 625, que se destinarán a barcas tradicionales o de energías renovables

Xavier Ramis, Josep Marí y Cristina Barahona, ayer en la sede de Ports IB. | R.F.

El Pla General de Ports IB ha aceptado el 60% de las alegaciones presentadas y elimina las propuestas más controvertidas como el aparcamiento para remolques de embarcaciones del Port de Sóller, la marina seca en Can Pastilla o la rampa de Cala Gamba, que cambiará de ubicación tal y como ha solicitado Cort y distintas entidades vecinales. Ahora se planteará un estudio para dar con una nueva ubicación.

El conseller de Movilidad y Vivienda, Josep Marí, explicó que el Pla General ha recibido 95 alegaciones de entidades ecologistas, sociales e instituciones, que han conllevado la introducción de cambios de gran relevancia como la eliminación de la marina seca de Sant Antoni de la Platja, que era la actuación más grande de este tipo de infraestructuras planteadas en la versión inicial del plan pero que se ha retirado ya que distintas entidades lo han solicitado debido a la importante ocupación de superficie.

«Las aportaciones han permitido mejorar el Pla de Ports, que ahora sigue la evaluación ambiental estratégica», aseguró el conseller, que remarcó que se trata de un documento que sigue los criterios de sostenibilidad y democratización del acceso al mar, además de preservar las embarcaciones tradicionales. Marí señaló que el plan únicamente prevé la racionalización y la optimización de los recursos existentes, sin nuevos puertos ni ampliaciones, además adapta las infraestructuras a los efectos del cambio climático.

Y es que el plan es un «instrumento para luchar contra los fondeos irregulares», pero también proporciona herramientas para utilizar los recursos actuales y encontrar sitios para embarcaciones sin necesidad de ganar terreno en el mar, además de potenciar las marinas secas en infraestructuras portuarias ya existentes. También apuesta por optimizar el uso conjunto de los amarres y adecuar los varaderos para que puedan ser utilizados para todos.

Otro de los objetivos del plan es descartar nuevos proyectos de puertos y ampliaciones. Y es que tal y como desgranó la gerente de Ports IB, Cristina Barahona, en 2017 se desestimaron diez solicitudes de puertos nuevos o ampliaciones y a día de hoy aún llegan propuestas de nuevas infraestructuras o ampliaciones como la del Port de Pollença que preveía 400 amarres más o el de Cala Rajada con otros cien amarres que quedarán bloqueadas ya que el Pla de Ports no permite nuevas infraestructuras y las actuaciones solo contemplan mejorar las instalaciones actuales y la reorganización de los espejos de agua existentes, marinas secas y varaderos como alternativas para las embarcaciones.

De hecho, los proyectos archivados sumaban unos 5.500 amarres pero este «riesgo potencial» se zanja con dicho plan. Hoy en día hay 13.321 amarres y 5.000 nuevas peticiones pero el plan solo permitirá 625 nuevos amarres como máximo en 15 años pero, remarcó, que solo se destinarán a embarcaciones tradicionales, de vela o que se muevan con energías renovables. Además estos nuevos amarres solo podrán ser en infraestructuras ya existentes con el objetivo de optimizar el espacio actual. Es decir, se lograrán gracias a las actuaciones de reordenación previstas en el plan. En cuanto a la lista de espera, se dará prioridad para asignar un amarre a las embarcaciones tradicionales, además la bonificación de la tasa de amarre también se amplía a las barcas tradicionales de reciente construcción.

Fondeos

Sin ninguna duda, el Pla General actúa sobre los fondeos ilegales. Así, se ha propuesto la eliminación de los irregulares y la regulación en determinadas zonas de un número de fondeos ecológicos. Asimismo, se han barajado propuestas respecto a los 1.500 fondeos irregulares actuales ubicados en zonas cercanas a los puertos , proponiendo eliminar la mayoría y pidiendo a Costas la adscripción de la lámina de agua para ordenar un máximo de 324. De este modo, existirán un total de 710 fondeos regulados (386 existentes actualmente regulados, sumados a los 324 nuevos), que representará un descenso del 62,4%».

En referencia a los 6.000 amarres irregulares que se calcula que existen en el conjunto de la costa, el Plan propone soluciones como los puertos secos y otras que tienen que ir acompañadas de la implicación de las administraciones competentes para su eliminación y control.

El Pla de Ports está en fase de tramitación y la aprobación definitiva, aseguró el director general de Transport Marítim i Aeri, Xavier Ramis, llegará a lo largo de este 2022. Reafirmó la vocación de ser el marco que determina qué infraestructuras portuarias y servicios de acceso al mar deben tener las islas en los próximos 15 años aplicando criterios de sostenibilidad.

Compartir el artículo

stats