El Consell de Mallorca ha sacado a licitación por 288.848 euros la realización de la memoria arqueológica, paso previo a la redacción del proyecto de rehabilitación arquitectónica y puesta en valor del conjunto arqueológico del monasterio de Bellpuig, en Artà. El conjunto es propiedad del Consell de Mallorca y fue declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en 2004. Las empresas interesadas pueden optar hasta el 17 de diciembre.

El objetivo principal del contrato es obtener toda la información sobre la historia y la evolución de los edificios y espacios cercanos, en una síntesis descriptiva final, para definir los criterios de intervención que faciliten la redacción de un proyecto de restauración que respete y potencie los valores patrimoniales del inmueble. El conjunto de Bellpuig, y de forma especial su iglesia, es uno de los mejores ejemplos conservados de lo que se conoce como "arquitectura de repoblación".

El conjunto de Bellpuig es uno de los mejores ejemplos conservados de lo que se conoce como "arquitectura de repoblación".

El estudio para la rehabilitación se basará en un trabajo interdisciplinario de arqueólogos, antropólogos, especialistas en paleofauna y paleobotánica, conservador-restaurador y topógrafos, que tendrán que trabajar durante todo el contrato en equipo. Se encargarán de revisar los conocimientos existentes y también los datos nuevos que aporte la excavación, para cerrar el proyecto con una memoria final que plantee hipótesis y valores a conservar.

El contrato que se licitará incluye la materialización y desarrollo del proyecto arqueológico presentado por el equipo adjudicatario (consensuado con los técnicos asignados al contrato, a fin de obtener la autorización de la Comisión Insular de Patrimonio Histórico del Consell de Mallorca y los demás permisos que sean preceptivos); la ejecución del proyecto arqueológico (una vez aprobado por la comisión), y la toma de medidas inmediatas de conservación en elementos de extrema fragilidad.

El Consell de Mallorca es titular del conjunto del antiguo priorato de Bellpuig de Artà, gracias a una donación. Ha sido sometido a diferentes intervenciones a lo largo de su historia, algunas que han transformado la iglesia gótica durante la edad moderna y contemporánea, y otras en el siglo XX. Se hizo una primera intervención de calado (1999-2000) que recuperó el espacio medieval con los elementos estructurales y decorativos que habían quedado desfigurados. Después de las distintas campañas llevadas a cabo desde 1999, se plantea una última intervención para agotar el potencial patrimonial de la zona construida.

Desde que Bellpuig es propiedad del Consell, se han hecho sondeos, excavaciones arqueológicas e intervenciones de saneamiento y consolidación. Una vez ejecutadas las obras puntuales de consolidación, las últimas hace pocos meses, se considera necesario obtener toda la información arqueológica posible para aportar en la futura redacción del proyecto de restauración del inmueble.