Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En dos días el Certificado Covid funcionará a la perfección

La inmensa mayoría de comensales llega a los restaurantes con el pasaporte preparado en su dispositivo móvil

Certificado Covid para comer

Certificado Covid para comer

Para ver este vídeo suscríbete a Diario de Mallorca o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Certificado Covid para comer Rosa Ferriol

“¿Certificado Covid?” es la pregunta más repetida de este sábado en las entradas de bares y restaurantes de la isla. De hecho, la inmensa mayoría de los comensales ya iba preparado y antes de acceder al recinto, sacaba su dispositivo móvil para exhibir su pasaporte, un documento que acredita la pauta completa de vacunación y que desde este sábado es un requisito indispensable para acceder a bares y restaurantes de más de 50 personas. Si este viernes los restauradores aseguraban que no eran “policías” y se quejaban de la falta de información sobre cómo proceder, unas después de su entrada en vigor, los ánimos estaban más relajados, al menos, en uno de los restaurantes de la isla por excelencia. Así, Guillem Garí, de Es Cruce, ha admitido que se pensaba que habría muchos más problemas. “Esta mañana ha funcionado muy bien en la hora del berenar. Muchos ya entran con el móvil en la mano y te lo enseñan. Es verdad que ha habido algunas incidencias con personas mayores que no lo tenía claro ni sabían cómo descargarse el pasaporte covid en su dispositivo. Estoy muy contento de cómo ha funcionado. Nos hemos encontrado con personas que no se lo habían descargado, pero salían fuera y, una vez obtenido, volvían a entrar con el QR preparado. Creo que en dos días más, funcionará a la perfección. Esta mañana calculo que se han ido unos 25 clientes que no lo tenían preparado pero es un 2 o un 3% del total de comensales que han venido a berenar. En dos días, todos lo tendrán porque saben que sin el certificado no los dejamos pasar”, desgrana el dueño de Es Cruce.

"Creo que en dos días más, funcionará a la perfección"

Guillem Garí - Dueño de Es Cruce

decoration

Un rato en la larga cola para comer en Es Cruce deja estampas para todos los gustos. Unos carteles en los cristales de la puerta rotatoria ya advierten de que el pasaporte covid es un requisito para acceder. Así, la inmensa mayoría ya accede al restaurante con el QR preparado en su dispositivo móvil, mientras algunos despistados hacen gestiones en la zona de aparcamiento para obtener el ahora ya indispensable pasaporte que acredita la pauta completa de vacunación. “Mama, mándame una foto de mi tarjeta sanitaria”, suplicaba un joven este mediodía por teléfono para así poderse descargar el certificado.

Han sido algunos (más bien pocos) los grupos de comensales que han tenido que darse la vuelta porque no lo llevaban. Era el caso de unos motoristas, tenían la pauta completa de vacunación pero no se habían descargado el QR y han preferido optar por buscar una terraza que ponerse a averiguar cómo lo podían obtener. Ha habido un caso de un comensal que ha pedido la hoja de reclamaciones al no dejarle por no tener el pasaporte covid. “Ha sido la excepción”, confirma Garí. Y es que había gente convencida de que al ser el primer día, se haría la vista gorda pero no ha sido así.

Certificado Covid para comer Biel Capó

La realidad es que pese a que el certificado covid ha sido foco mediático durante toda la semana, aún había gente que desconocía la entrada en vigor de la nueva medida ante el aumento de contagios en esta sexta ola. Es, por ejemplo, el caso de que Maria Sastre. “No podemos entrar, entonces, nos tendremos que ir. No sabíamos que nos pedirían el pasaporte covid. Hemos venido pronto de Es Vivero para entrar y nos quedamos fuera. No llevamos la tarjeta porque no lo sabíamos pero me parece bien que se haya implantado esta medida pero no habría venido nada mal que se hubiera hecho una campaña informativa más potente”. Susana Ribot también se ha enterado a la llegada al restaurante de la nueva medida, pero en su caso, lo tenía en la aplicación del IB Salut y solo ha sido cuestión de tener unos minutos de paciencia mientras lo buscaba.

“Se debería pedir en todos los sitios”, remarca Lourdes Perea, que ha viajado de Barcelona para pasar unos días con su familia que vive en la isla. Muy integrado ya lo tiene Natalia García. “Hemos estado en Nueva York y ya estamos acostumbrados porque allí te lo piden en todos los sitios. La verdad es que veo la medida con buenos ojos porque da seguridad”. En la misma línea se postula Victoria Pascual, mientras espera que una camarera revise a simple vista el pasaporte covid: “Me parece bien que pidan el certificado porque es una manera de incentivar a las personas que se vacunen”.

Un “es lo que hay” ha sido la reacción de comensales como Laura Fernández y David Gómez. “Si no lo llevamos, no entramos”, zanja la pareja. “Hay que vacunarse todos y ya está”, recomienda.

Compartir el artículo

stats