Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La bahía de Sóller ha perdido la mitad de la posidonia por el tráfico de embarcaciones

Un estudio elaborado por Ports de les Illes Balears constata una importante regresión de las praderas de esta beneficiosa planta submarina - La zona de la bahía que presenta una mayor supervivencia es la que está más alejada de la costa

Un submarinista sostiene una mata de posidonia desprendida del fondo marino. DM

Un estudio medioambiental elaborado por la entidad pública Ports de les Illes Balears revela una importante regresión de las praderas de posidonia oceánica bajo las aguas del Port de Sóller, hasta el punto que concluye que ya es equiparable la superficie donde todavía la planta está viva con la que ocupan las zonas en las que ha muerto o desaparecido por completo.

El informe forma parte de la documentación elaborada por el organismo público para justificar la construcción de un nuevo pantalán en aguas de la zona portuaria de Sóller con el objetivo de sustituir al que está en servicio, que presenta deficiencias estructurales.

Las conclusiones apuntan a que un 30 por ciento del fondo marino del Port está cubierto por posidonia que aún está viva, mientras que otro 28 por ciento de la superficie submarina está cubierta por planta que ya está muerta.

El documento lleva la firma del biólogo Ángel Maria Pomar y el químico Miguel González, quienes apunta a varios factores que habrían propiciado la disminución de la posidonia, una planta protegida por ley que, además, es clave para la oxigenación del agua del mar.

Para llevar a cabo el trabajo de campo se han realizado estudios que van desde 2,5 metros hasta los catorce metros de profundidad en la bahía de Sóller.

A partir de los datos recogidos, el informe apunta a diversas causas, naturales y humanas, que habrían propiciado la progresiva desaparición de la planta submarina. Los expertos señalan que este fenómeno podría haber sido resultado «de un impacto antrópico» propiciado por vertidos, el efecto de los motores de las embarcaciones, anclas y muertos para el amarre de embarcaciones, entre otros impactos negativos desde el punto de vista medioambiental.

Matas muertas

El trabajo de campo realizado en la bahía del puerto de Sóller constata la existencia de una gran cantidad de mata muerta de posidonia intercalada entre pasillos de arena. Curiosamente, la zona con mayor densidad de posidonia es la que está más alejada de la costa.

Las zonas donde ha desaparecido o la población es más dispersa «es donde existe una mayor afluencia de embarcaciones fondeadas», señalan los autores del estudio.

Con todo, el informe encargado por Ports de les Illes Balears apunta que en el Port la posidonia «forma una pradera muy clara, surcada por pasillos de arena y con zonas de mata muerta colonizadas por algas verdes. La zona de la pradera más alejada del entorno portuario presenta una pradera densa y con coberturas medias».

El estudio concluye que frente a los 41.000 metros cuadrados de pradera de posidonia oceánica que todavía pervive, bajo las aguas del Port de Sóller hay otros 37.000 metros cuadrados en los que esta planta vital para el ecosistema marino ya ha muerto o desaparecido por completo.

La planta muerta ocupa una gran área DM

Retroceso | La planta muerta ocupa una gran área

El estudio encargado por Ports a varios expertos llega a la conclusión de que la superficie marina donde todavía resiste la posidonia es equiparable a la extensión donde la planta está muerta, que ya ocuparía un 28 por ciento del fondo marino del puerto solleric.

Compartir el artículo

stats