Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En contra | Carles Casajuana: «En el Registro de Manacor vivimos un ‘mañana, mañana’»

El diplomático y escritor Carles Casajuana (Sant Cugat del Vallès, 1954) es «mallorquín honorario», y en calidad de tal firmó ‘Larra en Manacor’ en ‘La Vanguardia’. Fue embajador en Londres, director general en La Moncloa de Zapatero, premio Ramon Llull de novela y acaba de publicar ‘Últimes notícies del Chaco’.

Carles Casajuana, diplomático, autor del artículo "Larra en Manacor' y de la novela 'Últimes notícies del Chaco'

Para que se haga cargo del tipo de entrevista: «¿‘Larra en Manacor’ es un reproche?»

Jajaja. No, es la descripción de una situación. Me sorprendió que fuera tan complicado inscribir a mi nieto en el Registro Civil. El compañero de mi hija es extranjero, y lo ocurrido me daba un poco de vergüenza. Vivimos una especie de «Mañana, mañana» en Manacor.

Señaló que Apple funciona mejor que el Registro Civil.

Es comparar una empresa del siglo XXI, a la que interesa vender ordenadores y atender a sus clientes, con una administración de Justicia anclada en el pasado.

La burocracia siempre se impone, no solo en Manacor.

Es una cuestión estructural, dan ganas de decirle a la Administración «por qué no abandonan ustedes el siglo XIX». Con excepciones, porque la Agencia Tributaria o la Policía funcionan como un reloj.

¿Cuál es su vínculo con Mallorca?

Mi mujer es mallorquina, serverina, y yo soy mallorquín honorario. Hace cuarenta años que disfruto del placer inmenso de disfrutar el verano, las Navidades y todo el tiempo que mi profesión permite en la isla.

¿Mallorca significa salir de Cataluña?

No, Mallorca es el lugar ideal. Siempre he vuelto a ella, es el sitio de España que mi familia toma como referencia. Mi primogénita quiso tener su primer hijo en Son Servera.

Y ahí surgió el problema, ¿con sus contactos no buscó un enchufe en Manacor?

Iba acompañado de un joven que vive en Londres, padre del niño y una persona moderna. Si ya la situación me sonrojaba, solo faltaba necesitar influencias para algo tan sencillo.

La pareja de lesbianas de su novela hubiera tenido más problemas para registrar.

A lo mejor el mismo, te dicen que la persona que ha de firmar no está, que va de tanto en tanto. En mi novela ‘Últimes notícies del Chaco’, la protagonista es una abogada que se ocupa de los indígenas. Su padre no reconoce a la nieta porque se niega a admitir el matrimonio homosexual y no acepta sus consecuencias.

¿Es más fácil cambiar las leyes que los prejuicios?

Las leyes las cambiamos de un plumazo, pero una cosa es aprobarlas mediante el voto y otra cosa la aceptación social. Cuando se legisla algo con el impacto del matrimonio homosexual se produce un retroceso, como en los fusiles. Ha ocurrido en toda Europa.

El matrimonio homosexual lo aprueba su Zapatero.

Fui su colaborador durante cuatro años en La Moncloa, y guardo una visión positiva de su presidencia. Toda Europa copió el matrimonio homosexual, por una vez en la vida fuimos pioneros y admirados en el mundo, por este asunto y por la igualdad de sexos. La gente tuvo un comportamiento admirable salvo cuatro carcas, el PP no lo cambió.

¿Sánchez es la prolongación de Zapatero?

Es el mismo partido, pero tienen estilos y problemas diferentes. Uno abordó la España del boom y la crisis, el otro afronta la pandemia.

¿Un diplomático arreglaría lo de Puigdemont?

No es su función. El diálogo lo están explorando el Gobierno y sus interlocutores. Puigdemont y los demás políticos que se expatriaron, es la palabra que utilizo, han de sentirse acogidos, igual que se resolvieron los indultos.

Indultos ya asimilados sin histerias.

A veces infravaloramos a la sociedad española. Es muy bueno en democracia que haya partidos con proyectos diferentes, si contribuyen a avanzar hacia el futuro.

¿Hay que pedir perdón a México?

He escrito una reflexión al respecto. Agustín de Foxá daba una conferencia en México, y una asistente le reprochaba constantemente el comportamiento de «sus antepasados». Al lo cual replicó el escritor que «serán los suyos, porque los míos se quedaron en España». Todas las conquistas se hicieron a sangre y fuego, pero no sé hasta qué punto hemos de responsabilizarnos de cosas ocurridas hace quinientos años. Me apunto a la fórmula de la reina de Inglaterra, «con la perspectiva del tiempo pasado, algunas cosas las haríamos diferentes y otras no las habríamos hecho».

Como experto en la zona, ¿cuándo estallará la guerra de China contra Estados Unidos?

Espero que no estalle. China tiene muchas dificultades con las minorías, los derechos humanos y el control de la información, pero será la primera gran potencia que adquirirá ese rango sin haber ocupado ningún país extranjero. No colonizan, no tumban gobiernos, solo quieren negociar.

¿Manacor se le ha quejado por su «Larra»?

No, pero supongo que el juez encargado del Registro debió ver el artículo y tomó medidas, para agilizar el funcionamiento y que el hecho no se repita.

Compartir el artículo

stats