Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lletra menuda | Buen atraque para el diálogo y el patrimonio

Proyecto de reforma de los muelles de Portocolom.

Todas las partes implicadas disponen de argumentos suficientes para atribuirse el mérito. Sin duda intentarán rentabilizarlo desde su respectiva posición y para hacer ver que, sin ellos, la rehabilitación de una parte del muelle de Portocolom, que empezará el próximo día 15, hubiera sido un naufragio patrimonial.

Aún reconociendo el valor del acuerdo alcanzado, ahora que todo está encauzado, no está de más reprochar el exceso de revuelo levantado y la acumulación de egos en una de las riberas más singulares y con mejor carácter de Mallorca. Los comportamientos también pueden ser una forma de contaminación.

Así se ha demostrado en este caso porque, para llegar al consenso necesario, ha sido imprescindible depurar demasiados recelos.

Los colectivos cívicos dirán que sin ellos las piedras de sa Duana se hubieran repuesto con hormigón de serie y la Administración que ha cumplido su palabra de no dar un paso definitivo sin acuerdo consensuado. La razón y el mérito pueden ser ambivalentes en este caso.

Poco importa ya, porque lo fundamental era consolidar el resultado y compatibilizar el pasado irrenunciable con el futuro garantizado.

Mientras perduran algunos parches en otros puntos del muelle, la técnica primitiva se actualiza con presupuesto económico suficiente. Si el acuerdo es tan sólido como se asegura, también lo hacen la convivencia y los valores colectivos.

Compartir el artículo

stats