Día del Periodista 50% DTO. Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sóller rechaza la propuesta de Ports de crear un parking de remolques en la playa

El Consistorio rechaza la propuesta y además Sóller reivindica la gestión de las boyas de amarre que prevé el plan

La zona de la playa de Can Generós donde se prevé el aparcamiento para remolques. | J.M.E

El ayuntamiento de Sóller ha rechazado de plano las pretensiones de Ports de les Illes Balears de crear una zona de aparcamiento para remolques de embarcaciones que debería ocupar una parte de la playa de Can Generós. La propuesta está recogida en el Plan General de Ports de les Illes Balears que hasta hace unos días se sometía a exposición pública.

El pleno del Consistorio avaló una declaración institucional en la que se rechaza la previsión de Ports, que para la adecuación del controvertido estacionamiento prevé una inversión que ronda los 300.000 euros.

Los diferentes partidos que componen el Consistorio solleric consensuaron una declaración institucional en la que pone de manifiesto que la creación de la zona de remolques, además de eliminar un tramo de la playa junto al varadero, afectaría al entorno natural del litoral solleric y restaría atractivo a las playas del Port. Todos los partidos abogaron para que el organismo público dependiente del Govern que gestiona los puertos autonómicos dé una solución alternativa al problema que generan los remolques estacionados. En el pleno, diferentes portavoces municipales abogaron para que Ports alquile algún terreno que sea apto para el depósito de este tipo de vehículos.

Además de la declaración institucional, el ayuntamiento de Sóller como institución presentó alegaciones al Plan General de Ports. Además de rechazar la propuesta de aparcamiento sobre la playa, el municipio alegó que las boyas que pretende instalar Ports para regular los fondeos sean de gestión municipal, de manera que sea el Consistorio quien se ocupe de ellas. Més per Sóller, también presentó alegaciones contra el plan.

Un problema

Los remolques que sirven para el transporte de lanchas y pequeñas embarcaciones se han convertido en un problema en Sóller. El municipio tuvo que prohibir hace unos años su estacionamiento en el casco urbano del Port debido a su proliferación. Esta prohibición hizo que muchos usuarios náuticos optaran por estacionarlos (todavía ahora lo hacen) en la carretera del desvío, la vía de circunvalación que tiene Sóller. El aparcamiento de estos vehículos supone un obstáculo para los viandantes, ya que no pueden hacer uso de los arcenes para transitar a pie. Estos remolques junto con los numerosos turismos que utilizan la carretera para aparcar, pese a que está prohibido, hace imposible su uso por parte de los peatones. El Ayuntamiento ha solicitado la intervención del Consell, aunque esta administración todavía no ha desplegado ninguna medida al respecto.

Por otro lado, además de alegar contra la previsión de crear el aparcamiento a costa de reducir la playa de Can Generós, el Ayuntamiento ha presentado otra alegación reclamando la gestión de las boyas de amarre que el Plan General de Ports prevé para la bahía del Port de Sóller. Al entender del Consistorio y de su alcalde, Carlos Simarro, estas boyas deberían estar gestionadas por el municipio «porque nadie más que el Ayuntamiento conoce las necesidades y los problemas de los amarres en el Port», señaló el primer edil.

La creación de boyas de amarre es una vieja reivindicación de Sóller que, desde hace años, reclama a las distintas administraciones competentes «poner orden» al caos que se genera en los meses de verano con la proliferación de embarcaciones de recreo. Estas barcas, normalmente amarradas a muertos de hormigón que se lanzan al fondo marino, suponen poner en peligro las praderas de posidonia.

A concurso el asfaltado de 18 calles del municipio

La junta local de gobierno del ayuntamiento de Sóller ha aprobado el proyecto para la pavimentación de un total de 18 calles del municipio. La mayoría de estas vías hace años que no reciben un nuevo asfaltado, por lo que su falta de mantenimiento ha dado pie a la proliferación de numerosos baches.

El municipio destinará a esta mejora una partida de 300.000 euros que se financian a través del Pla Reacciona mediante el cual Consistorio, Govern y Consell aportan la misma cantidad. Se trata de una iniciativa para dinamizar la economía como consecuencia de la pandemia por coronavirus. Además de la pavimentación, el municipio dedicará otros 280.000 euros a la mejora de los parques infantiles y una partida de 90.000 euros a la supresión de barreras arquitectónicas en edificios y espacios públicos. Estas obras se llevarán a cabo en los próximos meses.

Compartir el artículo

stats