Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un vídeo constata la degradación del agua de la bahía del Port de Sóller

El GOB denuncia el impacto de los fondeos incontrolados y los vertidos contaminantes

Captura del vídeo que muestra los efectos de los fondeos sobre la posidonia. | GOB

El grupo ecologista GOB denunció ayer que los fondeos incontrolados y el vertido de aguas contaminadas han degradado el hábitat submarino de la bahía del Port de Sóller. Por eso, este organismo reclama medidas como la mejora de la depuración, el cierre del emisario submarino y el control de los fondeos en el Port, tal y como reivindicó Antoni Muñoz, portavoz de la entidad.

A través de un vídeo que ayer dio a conocer el GOB en el centro cultural Can Dulce de Sóller, el cual fue grabado por un grupo de voluntarios de la entidad ecologista en la bahía del Port, se denuncia los daños que causan las anchas y los vertidos de la depuradora. En la cinta se ve cómo las embarcaciones fondean sobre las praderas de posidonia, cuyas anclas provocan la destrucción de estas valiosas plantas, protegidas por ley. Pero además, el vídeo recoge cómo el emisario submarino vierte al mar aguas que, según el GOB, están insuficientemente depuradas. En conclusión, esta entidad entiende que se estarían vertiendo al mar toneladas de agua contaminada y deficientemente depurada.

La grabación del vídeo se llevó a cabo el pasado 20 de agosto, días después de que el ayuntamiento de Sóller denunciara un vertido de aguas residuales de la depuradora a la red de acequias del valle que abastece a los agricultores. El agua contaminada afectó a numerosos huertos de cítricos. A partir de la denuncia formulada por el Consistorio, dos equipos submarinistas del GOB bucearon hasta el lecho marino de la bahía de Sóller para analizar el impacto de los fondeos y el vertido de aguas por el emisario de la depuradora.

El vídeo, elaborado entre otros por Mateu Enseñat y Marc Carriquí, muestra cómo las cadenas y las anclas de embarcaciones fondeadas están sobre las praderas de posidonia que todavía existen en el Port.

La grabación muestra también cómo hay trozos arrancados de la planta submarina protegida fruto de la acción erosiva de las anclas de los barcos. Del mismo modo se aprecia agua turbia (de color verdoso) supuestamente depurada que emanaba del tubo submarino procedente de la planta depuradora de Sóller.

A tenor de lo captado en el vídeo submarino, el grupo ecologista GOB reclamó «un mayor control sobre el fondeo ilegal que está degradando la pradera de posidonia» y la «disposición de medidas alternativas» como la creación de boyas ecológicas. Para los vertidos que supuestamente proceden de la estación depuradora, el GOB exigió «la realización de obras necesarias para la reutilización de todas las aguas residuales».

Compartir el artículo

stats