Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El alcalde de Llucmajor niega que maniobre contra el bus a Son Sant Joan

Ante las acusaciones de Llibertat, el Consistorio responde que debe definirse mejor el trazado

El Ayuntamiento negó ayer las acusaciones formuladas por el partido vecinal Llibertat Llucmajor, en la oposición, que denunció que el alcalde Éric Jareño (PP) y sus socios de gobierno exigieron el cese del servicio de bus de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) desde s’Arenal de Llucmajor al aeropuerto. Este nuevo servicio se anunció a finales del pasado mes de julio. Fuentes del gobierno municipal aclararon a raíz de estas acusaciones que la administración municipal presentó un recurso contra la instalación de nueve paradas de la línea de bus entre s’Arenal y el aeropuerto, «porque no se tuvo en cuenta en ningún momento la opinión del Consistorio». «El proyecto establece la ubicación de 7 paradas, utilizando las ya existentes de la línea 23, en un solo kilómetro cuadrado, lo que suponía un exceso desde el punto de vista de la circulación y la movilidad dentro del núcleo urbano del Arenal. A estas 7 paradas hay que añadir las 3 de las que ya dispone la línea del Aerotib, lo que hace un total de 10 paradas en un corto espacio», esgrimió el Ayuntamiento, que mencionó los «problemas de circulación y de embotellamientos» que eso puede causar.

El Consistorio solicitó una «paralización temporal de la línea» hasta que se resuelva esta cuestión y sostuvo: «Estamos siempre al lado de los ciudadanos, por eso creemos que se deben modificar las paradas en el trazado actual y tener en cuenta las necesidades de Llucmajor antes de poner en marcha un proyecto que nos afecta directamente». «La ampliación del servicio de la EMT al lado de s’Arenal de Llucmajor para poder ir al aeropuerto era algo muy necesario para mejorar la movilidad de nuestros vecinos. Posicionarse en contra del transporte público, como han hecho desde el equipo de gobierno de Llucmajor, es posicionarse en contra de un s’Arenal con menos coches, menos tráfico y con más calidad de vida tanto para vecinos como para visitantes», señaló el concejal de Llibertat Llucmajor Eloy Crusat, en declaraciones recogidas en un comunicado. Llibertat Llucmajor reprochó además a Jareño que «haya ocultado» esta medida en los dos últimos plenos municipales, después de ser ratificada en una Junta de Gobierno Local.

Compartir el artículo

stats