Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las aguas depuradas para el riego en Sóller están muy contaminadas

Los análisis biológicos que se realizaron tras un vertido determinan que la depuradora proporciona agua fecal a los agricultores - Si el parámetro normal del indicador es mil, el resultado es de 33.000 - El Ayuntamiento pedirá una reunión urgente con Abaqua

Recogida de muestras para los análisis. J.M.

El agua depurada que el Govern proporciona al Sindicato de Riegos de Sóller está muy contaminada. Así lo confirman los análisis biológicos que el Ayuntamiento encargó tras un vertido producido hace dos fines de semana y la posterior denuncia de los regantes, que criticaban que el agua que les llegaba por la acequia de riego llevaba elementos en suspensión, era turbia, olía mal y, además, producía gran cantidad de espuma. El episodio alertó a las autoridades municipales, que de inmediato lo pusieron en conocimiento de los responsables de la depuradora de Sóller, planta que depende del Instituto Balear de Qualitat de l’Aigua (Abaqua). Ahora, el regidor responsable de Agricultura, Sebastià Aguiló, lamenta que los resultados del estudio de calidad del agua de riego que proporciona la estación de aguas residuales de Sóller «son peores de lo que nos esperábamos», sobre todo porque las muestras se recogieron cuatro días después de producirse el vertido. La conclusión del informe, prosigue Aguiló, es que «el agua no cumple con los parámetros que establece la normativa». Así, subraya que uno de los parámetros que salen más alterados es el recuento de escherichia coli por FM (ufc/100nl). Es decir, el indicador específico de contaminación fecal en el agua. En este caso, los parámetros normales son 1.000 mientras que en el caso de las aguas que la depurado suministra a los regantes se dispara a 33.000.

Con los resultados en la mano que confirman que el agua depurada para el riego está muy contaminada, Sebastià Aguiló adelanta que pedirá una reunión «urgente» con Abaqua.

«Los resultados son peores de lo que nos esperábamos», lamenta el regidor Sebastià Aguiló.

decoration

Cabe recordar que Abaqua y el Sindicato de Riegos tienen un convenio suscrito desde hace años por el cual los regantes de la parte baja del valle se abastecen con agua depurada para destinarla al riego de sus huertos de cítricos. El agua tratada en la depuradora se manda por una canalización hacia un punto donde se distribuye por varios ramales de la red de riego del valle.

El Consistorio reclama que la planta sea equipada con sistema de depuración terciaria. De hecho, Aguiló, visiblemente indignado, igual que los regantes sollerics, explica que lleva un año intentando que el Govern lo solucione. Se ha reunido con la consellera de Agricultura, Mae de la Concha, que prometió que en septiembre harían un estudio de viabilidad económica y técnica para instaurar la depuración terciaria, que, según el regidor, sería «la solución definitiva», además de tener un «buen mantenimiento de las instalaciones que actualmente es dudoso». Aguiló lo tiene claro. No piensa parar. Si es necesario no descarta denunciarlo por vía penal. «No podemos seguir así», zanja. De hecho, el problema no es nuevo. Algunos vecinos han aprovechado las redes sociales para denunciar los efectos de esta contaminación como, por ejemplo, imágenes de un safareig contaminado y como consecuencia las anneretes muertas y la proliferación de algas.

Aspecto que presenta uno de los ‘safareigs sollerics’ tras el vertido. J.D.

Compartir el artículo

stats