Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Manacor contará con una nueva gran plaza y espacio cultural en pleno centro

El Consistorio espera que el ministerio de Justicia le devuelva los derechos sobre el inmueble de los juzgados de instrucción para dejar al descubierto uno de los laterales del claustro barroco

La casa de la calle d'en Muntaner | S. SANSÓ.

Manacor tendrá en unos años una nueva plaza en el centro de la ciudad. La futura construcción del edificio que unificará los juzgados de primera instancia en las afueras y el consiguiente retorno del inmueble judicial de la plaza Font i Roig al Ayuntamiento, harán posible la habilitación de un nuevo espacio pegado a los contrafuertes laterales del claustro de Sant Vicenç Ferrer (ahora ocultos a la vista pública). Un itinerario verde y para todos, que conectaría la calle d’en Muntaner con la plaza ya proyectada de s’Hort des Frares (en la antigua prisión), y que crearía un lugar silencioso y de tranquilidad también accesible desde la biblioteca municipal.

«Ahora falta que se refleje en el planeamiento urbanístico, modificándolo para hacer que a finales de esta legislatura o a principios de la siguiente esta nueva plaza pueda ser una realidad», explica la concejala de Urbanismo, Núria Hinojosa. Es decir, aproximadamente entre 2023 y 2024. Lo que plantea el ayuntamiento de Manacor es la creación, a la vez, de un itinerario cultural y patrimonial que tenga el claustro barroco de los Dominicos como punto histórico para poder desarrollar también actividades artísticas.

Pero para que todo esto se haga realidad primero se debería demoler la casa de la calle d’en Muntaner situada justo después de la biblioteca y que en estos momentos se encuentra en mal estado de conservación. De hecho su propietaria ya ofreció el inmueble al Consistorio hace dos años, aunque a un precio al que el Ayuntamiento no quiso llegar. Ahora y con la carta patrimonial sobre la mesa, el departamento de Urbanismo local intentará cerrar un nuevo acuerdo para la adquisición del número 2. De no tener éxito está previsto que utilice la fórmula de la expropiación forzosa.

El Ayuntamiento intenta cerrar un acuerdo para adquirir la casa de la calle d’en Muntaner, ubicada en el número 2. De no tener éxito utilizará la fórmula de la expropiación forzosa con el fin de conseguir esponjar una zona tan emblemática como la del centro.

El Ayuntamiento intenta cerrar un acuerdo para adquirir la casa de la calle d’en Muntaner, ubicada en el número 2. De no tener éxito utilizará la fórmula de la expropiación forzosa con el fin de conseguir esponjar una zona tan emblemática como la del centro.

Lo que no quiere el Ayuntamiento es dejar pasar la posibilidad de esponjar una zona tan emblemática ahora que tiene la oportunidad. El ministerio de Justicia ya ha comunicado oficialmente que los nuevos juzgados proyectados en la calle Pilar (junto a la ronda de Felanitx) siguen adelante y que se ha reservado el dinero necesario para su construcción en los presupuestos del Estado, en cuatro partidas fraccionadas entre los años 2021 y 2024. Un proyecto fundamental para poder volver a administrar el espacio que ahora ocupan los juzgados de instrucción número 1, que muy posiblemente servirían para ampliar la biblioteca municipal, además de una sala expositiva.

Dignificar el claustro

El claustro de Sant Vicenç pasa por ser el elemento patrimonial más importante y mejor conservado de Manacor, lo que hace que la posibilidad de dejar a la vista uno de sus laterales hasta ahora escondido, sea única. La construcción del claustro se inició a mediados del siglo XVII y continuó hasta una fecha indeterminada del siglo XVIII, probablemente el 1744. La estructura sigue una planta rectangular en torno a un patio central y consta de planta baja y piso. El conjunto sigue el esquema barroco, en el que destacan las columnas y pilastras decoradas.

El claustro forma parte del recinto conventual y constituye un edificio que originalmente estaba cerrado al acceso del público y utilizado únicamente por los frailes del convento. Durante la desamortización de 1835 los bienes de la orden pasaron a manos del Estado y el claustro fue asumiendo diferentes funciones como oficina de telégrafos, prisión, comisaría de la Policía Local, etc. Actualmente se usa como dependencias municipales del servicio de biblioteca o el departamento de Urbanismo. En 1919 fue declarado monumento nacional. Durante el 2005-2006 se llevó a cabo su restauración integral.

El Ayuntamiento intenta cerrar un acuerdo para adquirir la casa de la calle d’en Muntaner, ubicada en el número 2. De no tener éxito utilizará la fórmula de la expropiación forzosa con el fin de conseguir esponjar una zona tan emblemática como la del centro.

Compartir el artículo

stats