Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El futuro del alcalde de Calvià mantiene en vilo al PSOE

Superada la mitad de su segundo mandato, una parte del partido cree que Rodríguez Badal debe aclarar ya si repetirá o no como aspirante para garantizar una candidatura fuerte en 2023

Alfonso Rodríguez Badal, alcalde de Calvià.

Alfonso Rodríguez Badal, alcalde de Calvià.

Alfonso Rodríguez Badal (Zaragoza, 1964) ha ejercido un liderazgo incontestado en Calvià dentro del PSOE local en las tres últimas legislaturas. Justificado. En política, el relato lo dicta el que gana. Y, con él como candidato, los socialistas le dieron la vuelta al tablero político tras 12 años de gobiernos de derechas, recuperando uno de sus principales feudos en la isla. En 2023, cumplirá dos mandatos al frente del Ayuntamiento. ¿Aspirará a un tercero? «Mi prioridad ahora son los vecinos de Calvià y las dificultades que sufren. Ya llegará el momento de tomar decisiones», afirmó recientemente este profesor de Lengua y Literatura Española en los micrófonos de la radio municipal.

Sin embargo «ese momento de tomar decisiones» no debería demorarse mucho más. Ese es el mensaje que algunas voces de peso político están moviendo ya a nivel interno, tanto en el gobierno municipal como en la agrupación local socialista. Esta corriente de opinión considera que Rodríguez Badal debería despejar la incógnita ya para garantizar una candidatura fuerte en 2023.

En principio, no parece que nadie discuta su posición preeminente si finalmente decide continuar. Acredita autoridad dentro de su partido (desde 2012, es secretario general de la Agrupación Socialista de Calvià), experiencia en gestión municipal (entró como concejal de la oposición en 2011) y capacidad de diálogo (como ha demostrado a la hora de lidiar en coaliciones de gobierno), si bien la crisis de la covid y los estragos que ha causado especialmente en este municipio que respira turismo pueden haberle provocado cierto desgaste. En algunos círculos socialistas del municipio, se hace notar además que, después de una trayectoria tan larga en la política municipal (en 2023 llevará 12 años), podría suceder que buscase nuevos retos. Su nombre estuvo de hecho en la quiniela de futuribles que se movió en el último cambio del Gobierno, con el aval que le daba ser el presidente de la Comisión de Turismo de la Federación Española de Municipios y Provincias y alcalde de uno de los principales municipios turísticos españoles. Pero, en sus declaraciones públicas, no hay rastro de futuras ambiciones. «Mi mayor éxito es ser alcalde del municipio que te acoge, adonde llegué hace 30 años. Es lo mejor que me puede pasar», suele decir.

No me he parado a pensar qué pasará en 2023. Ya llegará el tiempo de tomar decisiones", ha dicho.

decoration

¿Qué pasaría si no repite?

Si decide no repetir, el escenario cambiaría y convendría saberlo cuanto antes, explican personas con peso político dentro de la agrupación local. Un nuevo candidato requeriría tal vez de unas primarias y de un posterior trabajo de difusión pública. Es decir, situar en la rampa de salida a un nuevo candidato necesita tiempo, preparación.

Por ahora, nadie asoma la cabeza. Algo lógico. Desde el momento en que el alcalde no se ha convertido en un ‘pato cojo’ (concepto de la política norteamericana que se aplica a aquellos cargos electos a punto de expirar sus mandatos y que saben que no repetirán, por lo que su autoridad se va diluyendo), las filas socialistas, muy disciplinadas en los últimos años, permanecen unidas. De hecho, el asunto de la futura candidatura no se ha abordado oficialmente en ninguna de las últimas asambleas locales, explican algunos militantes.

Puestos en un escenario de conjeturas de relevos, en procesos sucesorios de este tipo, lo primero es analizar el círculo de poder que le rodea en la actualidad, es decir, los actuales tenientes de alcalde, que son la cara del proyecto socialista en los diferentes núcleos. Y ahí aparecen varios nombres. Como la primera teniente de alcalde y portavoz municipal, Nati Francés, quien suele sustituir al alcalde en eventos oficiales cuando éste no puede asistir. O Marc López, una de las promesas socialistas del municipio que lidia con la regiduría de Magaluf.

En el círculo de poder socialista, existen voces que defienden que la futura candidatura no debe demorarse más.

decoration

Otros tenientes de alcalde son Marcos Pecos, quien preside la empresa municipal más potente (Calvià 2000) o Juan Recasens, quien ya fue regidor en tiempos de Antoni Manchado, entre otros. Evidentemente, no todos ellos atesoran la misma proyección pública ni el mismo afecto de la militancia de cara a posibles carreras sucesorias.

A nivel externo del Consistorio, una de las pocas calvianeres con peso político es Silvia Cano, diputada socialista en el Parlament. Sin olvidar la vinculación con el municipio del ahora conseller insular Andreu Serra.

Lo único cierto es que, tras el verano, el PSOE iniciará a nivel estatal un ciclo congresual, que arrancará en otoño con el 40º Congreso Federal. A partir de ahí, vendrán las citas autonómicas para refrendar las nuevas direcciones y, por último, le tocará el turno a las agrupaciones locales.

«Creedme, no me he parado a pensar qué pasará en 2023. Me preocupa lo que pasa ahora: la gente que tiene dificultades para llegar a final de mes. Ya llegará el tiempo de tomar decisiones», les dijo hace poco a los oyentes de la radio municipal.

Compartir el artículo

stats