Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El proyecto de galeras eléctricas de Cort es «imposible»

El ayuntamiento de Palma aún no ha iniciado el estudio de mercado para la sustitución de las tradicionales

El proyecto de galeras eléctricas de la empresa Beer Bike Spain Beer Bike Spain

El ayuntamiento de Palma ha puesto fecha de caducidad a las galeras tiradas por caballos en la ciudad para 2024. Una decisión que venía acompañada de una propuesta de transición hacía una «nueva modalidad eléctrica», aunque esta sustitución parece que no será tan fácil como Cort prevé. La primera empresa que impulsó la idea de los carruajes eléctricos en Europa, Beer Bike España, afirma que el anuncio del ayuntamiento les sorprendió, ya que ahora mismo esta propuesta es «imposible». 

 A pesar de la demanda que hubo en los inicios, el proyecto se encuentra «prácticamente abandonado» por un obstáculo que por el momento parece insalvable. Estas novedosas calesas carecen de una normativa especial, por lo que deben someterse a la establecida para vehículos eléctricos, que les exige las mismas características que tiene un coche normal como es el respectivo frenado automático, airbags, cinturones, etc: «Dejaríamos de vender carruajes, para vender coches» lamenta un socio de Beer Bike, Toni Mira.

La idea surgió hace unos años al observar el interés de la gente, además de la respuesta y popularidad en otros lugares como en México. Sin embargo, el control para conceder la homologación a estos vehículos y que puedan circular por vía pública es inviable, «solo por la fisiología que tienen, no pasarían las pruebas», limitando la venta a clientes que hagan uso de ellas en lugares privados. 

La respuesta de Cort

Según la empresa, Cort es conocedor de esta situación, es por ello que hace algo de año y medio, después de ponerse en contacto con este comercio «lo dejó en standby, ya que no estaban interesados». La única solución para que la propuesta salga adelante es la puesta en marcha de una normativa especial para las calesas por parte de los ayuntamientos: «Si quisieran podrían autorizar la circulación, pero no quieren poner de su parte, les da igual que desaparezcan» afirma. 

Por su parte el regidor de Mobilitat Sostenible, Francesc Dalmau negó haber empezado aún el “procedimiento de estudio de mercado” para determinar cuál será el modelo de vehículo que sustituya las tradicionales galeras. Al menos desde que él está en el puesto, “no me he puesto en contacto con ninguna empresa” relacionada con este tema, y que uno de los primeros pasos será estudiar las posibilidades y su coste. Asimismo quiso remarcar que la aprobación de esta proposición en el pleno aún es reciente, para así defender que aún no se haya definido el tipo de vehículo. La propuesta parece haberse tomado sin tener claro cuál será «la transición eléctrica» a la que se referían hace unas semanas. 

Compartir el artículo

stats