La ocupación de la vía pública por las terrazas de los bares se restringirá en las zonas más problemáticas mediante la implantación de los denominados planes zonales. El equipo de gobierno ha confirmado hoy este extremo en el transcurso de la reunión de la Mesa para la Convivencia, mantenida este mediodía en Cort y a la que han asistido cinco concejales de distintas áreas del gobierno municipal y diez entidades vecinales, aglutinadas en torno a la Federació d’Associacions de Veïns de Palma.

Al término del encuentro, que ah tenido una duración de más de dos horas, la presidenta de la Federació, Maribel Alcázar, ha manifestado que les han confirmado que se está trabajando en la elaboración de estos planes que, en principio afectarían a las barriadas más conflictivas por lo que se refiere a la ocupación de la vía pública como la de Santa Catalina, es Jonquet, sa Llonja-es Born y zonas de Canamunt como la plaza del Banc de s’Oli, entre otras.

Por parte de al Federació han considerado que, preventivamente, estos planes zonales, previstos en la ordenanza de ocupación de la vía pública también deberían adelantarse a zonas del Eixample de Palma como es Fortí, la plaza de Toros o Foners, puesto que las actividades que posteriormente generan problemas de ocupación y de ruidos «se están extendiendo como una mancha de aceite a estas barriadas del Eixample de la ciudad".

Otra de las medidas que se plantean desde el equipo de gobierno es la posibilidad de instalar sonómetros sobre las mesas de los bares y en los establecimientos con el fin de que los clientes sean conscientes en cada momento del nivel de ruido que generan. Igualmente, estos medidores de sonido se instalarían en puntos fijos de cada zona concreta con el fin de disponer de mediciones que puedan ser utilizadas en futuras declaraciones de la zona en cuestión como acústicamente saturada.

En líneas generales Alcázar ha calificado la reunión como «positiva», ya que ha servido para constatar que «el problema de los ruidos y del exceso de ocupación de la vía pública que padecen algunas barriadas es un problema real y que no nos hemos inventado los vecinos, y así se pone de manifiesto en las numerosas intervenciones realizadas estas últimas semanas tanto por la policía local como por los inspectores de distintos departamentos municipales y que cada concejal ha detallado en la reunión».

En relación a las actas de infracción levantadas la presidenta vecinal ha puesto sobre la mesa la necesidad de que se retiren de forma inmediata las mesas y sillas a los locales incumplidores, de la misma forma que se inmovilizan los materiales de los manteros o los instrumentos musicales de los músicos callejeros que actúan sin permiso.

Igualmente han reclamado una mayor celeridad en la tramitación de las sanciones y que entre todos los departamentos municipales haya una mayor coordinación con el fin de aplicar en cada momento las sanciones por reiteración previstas. Al respecto, el concejal de Participación Ciudadana y Gobierno Interior, Alberto Jarabo, ha confesado que no se había ordenado el cierre temporal de ningún establecimiento por el incumplimiento reiterado del horario de cierre de las terrazas. 

En este sentido se ha aceptado que queda aún mucho camino por recorrer para que se cumplan y se hagan cumplir las ordenanzas municipales.

El encuentro tendrá continuidad el próximo mes de septiembre. En la reunión de hoy, convocada por alcaldía tal como exigía la Federació d’Associacions de Veïns tras el aplazamiento del encuentro que debía producirse la semana pasada, han asistido la teniente de alcalde de Seguridad ciudadana, Joana María Adrover, de la que depende la vigilancia en el cumplimiento de las ordenanzas; Neus Truyol, de Model de Ciutat, concejalía que concede las licencias de actividad y de la que dependen las inspecciones; Alberto Jarabo, de Participación Ciudadana y Gobierno Interior, departamento que lleva todo lo relacionado con la ocupación de la vía pública; Elena Navarro, de Turismo y Sanidad, que se encarta del cumplimiento de los horarios y de la normativa sanitaria y de ruidos y Adrià García, de Hacienda y Función Pública por la tramitación de las infracciones generales.