Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vecinos de siete barrios de Palma se reunirán con el alcalde para pedirle que acote el abuso de terrazas

Las asociaciones de residentes, la Federació de Veïns y Palma XXI se reunirán con José Hila el próximo día 9 para exigirle un protocolo claro con las denuncias

Plaza d'en Coll. B.RAMON

Siete asociaciones de vecinos de Palma, además de la Federació de Veïns y Palma XXI, se han unido para hacer un frente común contra el exceso de terrazas en Ciutat. 

Se están preparando en estos momentos una reunión con el alcalde José Hila que tendrá lugar el próximo jueves día 9. «Uno de los análisis que hacemos es que detrás de un bar o de una terraza hay como cinco departamentos distintos: Gobierno interior, Actividades, la Policía Local, Salud porque hay tema de ruidos y también Hacienda, que es quien termina sancionando», expone Jaume Garau, secretario de Palma XXI. «Todas las denuncias están bajo un entramado jurídico complicado donde están implicados Gobierno interior, Urbanismo cuando hablamos de zonificaciones, etc.», señala. Garau asegura que todo acaba convirtiéndose en un proceso complicado que pasa de mano en mano, convirtiéndose en un procedimiento poco ágil y muy burocratizado. «Por eso pensamos que la única persona que puede coordinar todo esto por su transversalidad y dar cuenta de la situación es el alcalde. Este problema que hay con las terrazas es un tema de alcaldía y por eso le pedimos un protocolo de actuación claro», apunta. 

«Si hay una denuncia, tenemos derecho a saber en cada momento en qué situación está el expediente. Nos encontramos que cuando llamamos no sabemos qué pasa, nadie te dice nada, o te dicen que llames a otro sitio. El sistema actual que hay no es efectivo y crea muchos interrogantes», refiere Garau. «Por eso vamos a pedir un protocolo claro para las denuncias y una agilización de las mismas», indica. 

Otro eje de la reunión y que los vecinos expondrán es el del fenómeno del ocio nocturno en los barrios históricos de la ciudad. «Es una circunstancia que viene dándose a nivel europeo y que se ha de analizar en toda su complejidad», explica el secretario de Palma XXI. «Sería necesario estudiar una disminución del número de restaurantes, bares y hoteles que hay en estos barrios», comenta, «una actuación que sabemos que no puede ejecutarse de un día para otro, pero que debe abordarse, Barcelona ya lo está haciendo», subraya Garau.

En la Ciudad Condal, seis zonas del Eixample deberán retirar mesas de terrazas. Y el Ayuntamiento plantea reducir el horario d e las mismas en los puntos más ruidosos. Para ello durante este mes hará mediciones sonométricas en once zonas que ha identificado como las más problemáticas.

Como medidas que están planteando los vecinos de Palma, está la posibilidad de que el Ayuntamiento o alguna entidad municipal «compre los traspasos de esos establecimientos, y que luego los puedan subastar para que allí se lleve a cabo después otro tipo de actividad que no tenga que ver con la restauración. Otra opción es que puedan ceder esos espacios traspasados a alguna oficina o equipamiento público», apunta.

«Si se opta por otro tipo de actividad comercial, nosotros proponemos que sea siempre para un establecimiento con producto local, que venda producto hecho aquí. Porque estamos viendo que muchas tiendas de los barrios históricos o se convierten en una especie de souvenirs o venden productos que se hacen muy lejos, como China», argumenta Garau. 

Lista de locales problemáticos

Por otra parte, en la reunión con Hila, las asociaciones y entidades que hacen un frente común le entregarán al alcalde un listado con los establecimientos problemáticos. «Hay más de 150», advierte Garau. 

Forman parte de este frente común que pide restituir el equilibrio en el espacio público las asociaciones del Terreno, Santa Catalina, Puig de Sant Pere, Llotja-Born, Canamunt, de la Mercè y la Calatrava. «Ahora mismo, el nuevo Plan General establece que en una circunferencia de cien metros no puede haber más de tres locales. Y en muchos lugares de esta ciudad esta medida no se cumple. Por eso pensamos que es necesario aplicar cirugía», concluye el secretario de Palma XXI. 

Compartir el artículo

stats