Suscríbete 4 Billetes GRATIS Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La falta de taxis por el aumento del turismo irrita a los residentes

Cort reducirá las libranzas de los taxistas para que los vehículos estén más tiempo en circulación y atajar el desequilibrio entre la oferta y una creciente demanda - «No hay servicio porque están en las zonas turísticas», critica la Federación de Vecinos

Una mujer pide un taxi el viernes en la parada del passeig des Born. B. Ramon

«En estos momentos nuestras líneas telefónicas están ocupadas. Enseguida le atenderemos, gracias por su atención», responde una y otra vez el contestador automático de una de las tres empresas de radio taxi que operan en el municipio de Palma. La insuficiente oferta de este transporte se había hecho habitual en los veranos de antes de la pandemia, marcados por cifras récord de visitantes. Pero la temporada alta que se avecina batirá todos los registros.

En este sentido, buena parte de los taxistas prefieren servir en el aeropuerto o en el puerto cuando llega un crucero, desatendiendo el resto de la ciudad. Y el progresivo aumento de la población flotante en el municipio a medida que se acerca la temporada alta dificulta cada vez más encontrar un taxi, ya sea por teléfono o en la vía pública, porque las peticiones desbordan ampliamente a la oferta.

El Ayuntamiento de Palma asume el actual desequilibrio mientras crecen las críticas entre los residentes. De este modo, tiene previsto reducir vía decreto las libranzas de los taxistas para satisfacer la creciente demanda de transporte. «A partir de la semana que viene reduciremos las libranzas para que el servicio se pueda prestar de forma que los coches puedan estar 24 horas en movimiento y que los conductores puedan trabajar más. Es necesario para mantener un equilibrio entre el servicio que se presta en Palma y en el aeropuerto», señaló Xisco Dalmau, regidor de Movilidad del Ayuntamiento de Palma.

«Hay 250 taxis parados cada día»

La idea es que los taxis que circulan en el municipio —hay 1.246 licencias y por ahora ese número no se va a incrementar— estén más tiempo en movimiento y por tanto ganen capacidad para dar servicio a más ciudadanos. De este modo, Cort responde a una de las peticiones del sector, dispuesto a tener menos descanso a cambio de aumentar los ingresos. «Hay 250 taxis parados cada día como consecuencia de las libranzas. Queremos que esos días se eliminen porque eso supondría 250 coches más trabajando», manifestó Gabriel Moragues, presidente de la patronal Taxis-PIMEM.

«No sé qué pasará en temporada alta, ahora es difícil de prever. Cuando vienen cruceros se genera un problema muy grande porque son muchas miles de personas que piden un taxi y causa un problema para otros usuarios porque los taxis abandonan la ciudad para irse al puerto. Pero es el Ayuntamiento el que tiene que poner orden», señala Moragues.

Los residentes son las principales víctimas de esta situación. «Estamos en un contexto en el que solo se sirve a turistas. No hay policías porque están en Platja de Palma y no hay taxis porque están sirviendo en las zonas turísticas. Residir y trabajar en Palma se convierte en un imposible. No todo se puede resolver con transporte público de la EMT, por ejemplo cuando se trata de gente mayor que quiere ir a Son Espases. O tienes un coche privado, o llamas a un taxi. Y es una misión imposible. Han llegado los turistas y todo se pone al servicio de esta población», lamentó Maribel Alcázar, presidenta de la Federación de Vecinos de Palma.

«El taxi es un síntoma más de un modelo económico que afecta a todo. ¿Cuál es el tipo de vida que estamos construyendo si solo dependemos del turismo? Es la única actividad productiva, todo lo demás está desmantelado. No somos una ciudad de servicios, somos una ciudad servil. Una ciudad muerta, en definitiva», afirmó Alcázar.

Marisa, residente en Palma, se expresó en el mismo sentido. «Cuando he querido coger un taxi en verano lo he descartado, voy caminando porque llegaré antes. ¿Tenemos que vivir así? ¿Renunciando a no tener ningún servicio en verano?», se preguntó.

Tecnología para afinar el servicio

Dalmau consideró que el número de licencias que operan en Palma son suficientes, aunque consideró que el sector tiene «mucho que mejorar en cuanto a eficiencia». El regidor de Movilidad expresó que el camino lo marcará la tecnología. «Tenemos el compromiso del Govern de crear una aplicación para el servicio de taxi que nos permitiría ofrecer un mejor servicio al ciudadano porque funcionaría como un Uber. Y por otro lado nos dará información de cómo se está comportando la flota y sabremos con precisión dónde hay un taxi en cada momento. Una información de la que ahora mismo no podemos disponer en tiempo real», valoró.

«Hay que buscar un equilibrio entre Palma y el aeropuerto, y reforzamos el servicio en la ciudad pensando en los residentes», añadió el regidor.

Compartir el artículo

stats