Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Patrimonio sin revisión exhaustiva: 200 bienes de Palma se quedan sin proteger

ARCA considera «insuficiente» la ampliación del catálogo patrimonial en el nuevo Plan General de Ordenación Urbana de Palma. «Hay decenas de edificios valiosísimos en el Eixample»

Edificio racionalista en la plaza de las Columnas. arca

«Hay una enorme cantidad de edificios y elementos con valor histórico de Palma que deberían haberse incluido en el catálogo patrimonial de la ciudad actualizado en el nuevo Plan General de Ordenación Urbana», sostiene con firmeza la portavoz de la Associació per a la Revitalització dels Centres Antics, Àngels Fermoselle. Desde la entidad, no han llevado a cabo el registro exhaustivo, pero sí han contabilizado más de 200 bienes que por sus características «deberían haberse incluido», apunta Fermoselle.

Un gran grueso de estos inmuebles y elementos están situados en el Eixample de la ciudad. «Son sobre todo edificios de arquitectura racionalista levantados entre los años 20 y 30», comenta. Algunos de ellos ya no existen. «Es cierto que el Ayuntamiento ha incluido nuevas protecciones ambientales, que consisten en proteger las fachadas, pero son claramente insuficientes», argumenta.

Fermoselle se refiere a una gran cantidad de edificios que están ubicados por ejemplo en la calle 31 de diciembre, en la zona de Blanquerna o en Arxiduc. «Ya hay algunos catalogados, pero debería haber muchos más», subraya. La asociación puso dos ejemplos concretos que están en otras vías, como el singular edificio de la Banca March en Avenida Alexandre Rosselló o el que hay sobre el bar La Esquinita en la plaza de las Columnas. «Después del centro histórico, el ensanche es el gran tesoro de la ciudad y hay que vigilarlo porque se van perdiendo edificios, como por ejemplo Can Bibiloni en calle Aragón», cuenta. 

También hay numerosos ejemplos de edificios y elementos que se han quedado fuera del catálogo en El Terreno, Son Armadams o Can Pastilla, entre otros barrios. En las zonas rurales también hay bienes históricos por conservar. «Nos da un poco de temor publicar la lista completa que tenemos porque a veces lo que provocas es que se adelante su demolición», considera Fermoselle.

«Es decepcionante que Cort no haya llevado a cabo una revisión exhaustiva del patrimonio de Palma», sostienen desde ARCA. «La propuesta del catálogo del nuevo Plan General no se puede considerar una revisión, sino que se trata de una transposición de los bienes culturales ya existentes en el catálogo y unas pocas aportaciones más», denuncian. «Globalmente, el documento del Plan General no aporta una mejora sustancial de la protección del patrimonio, un eje básico para el desarrollo urbanístico sostenible (punto clave cuando se otorgan licencias) y para la garantía de los derechos de conocer el pasado tanto ahora como en las futuras generaciones», apuntan.

Asimismo, entre otros elementos, ARCA pide que se cataloguen los refugios antiaéreos y que se aumente la protección del parque de sa Quarentena, el Parc de la Mar, la plaza de Quadrado o el Passeig Sagrera.

Compartir el artículo

stats