Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La construcción en solares vacíos redujo en 2021 las quejas por la presencia de ratas

Esta situación se dio a lo largo del año pasado en barriadas como l’Olivera, el Amanecer y el Nou Llevant, en las que antes se concentraban numerosas reclamaciones por la presencia de roedores, según se indica desde la concejalía de Salud

Operarios de la empresa del control de plagas realizando un tratamiento en una alcantarilla. J. C.

La puesta en marcha de planes específicos en los puntos más críticos de la ciudad relacionados con la presencia frecuente de poblaciones de ratas, así como los tratamientos preventivos realizados a lo largo del año pasado en 56.338 alcantarillas de las 88 barriadas y otras 857 actuaciones en parques y jardines se apunta como una de las causas de la disminución de las quejas ciudadanas por la presencia de ratas.

A lo largo del año pasado se presentaron un total de 651 reclamaciones por parte de los ciudadanos y entidades al servicio de prevención y control de plagas del ayuntamiento de Palma dependiente de la concejalía de Turismo y Sanidad que dirige la concejala Elena Navarro, cifra que contrasta con la recogida durante 2020, que fue de 948 reclamaciones, lo que supone un descenso del 31,33%.

Esta tendencia a la baja de las quejas por la presencia de roedores se detecta desde 2017, año en el que se presentaron un total de 1.116, por lo que si se compara este año con 2021, el descenso de las reclamaciones ciudadanas por este concepto ha sido de casi la mitad, en concreto del 47,1%. No obstante, hubo una excepción, aunque poco significativa, ya que si se comparan las quejas presentadas en 2020, año del inicio de la pandemia, con las registradas en 2019, se observa un incremento ya que pasaron de 860 a 948 reclamaciones.

Desde el departamento de Sanidad de Cort también se señala como causa de este descenso acusado en relación a 2019 a la construcción de viviendas en solares en desuso en los que habitualmente se concentraban numerosas reclamaciones ciudadanas por la presencia de roedores.

El descenso debido a esta causa ha sido especialmente acusado, según señala el coordinador general de Turismo y Salud, Joaquín de Maria, en las barriadas de l’Olivera, el Amanecer y el Nou Llevant, zonas que disponían de numerosos solares vacíos, que en el último año se están construyendo.

También se apunta como otra causa que ha favorecido la disminución de las quejas ciudadanas por este concepto la reducción de comida en la vía pública como consecuencia de la campaña realizada contra los denominados alimentadores de palomas, que se han traducido, además de en sanciones, en la realización de distintas campañas informativas y la colocación de carteles que recuerdan que no se puede alimentar estas aves en la vía pública, con la única excepción de la plaza de España.

El año pasado, los meses de julio, junio, agosto, marzo y octubre fueron los que registraron más quejas, con 101, 88,81 y 61, respectivamente.

Compartir el artículo

stats