Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Plan General proyecta una nueva desaladora en Sant Jordi o Portopí

Las necesidades de agua potable en 2040 si se cumplen las previsiones de crecimiento contempladas en el planeamiento que ahora se expone al público serán de 33 hectómetros cúbicos al año de líquido frente a los 28,8 actuales

La capacidad de producción actual de agua desalada en la planta existente no será suficiente dentro de doce años. ABAQUA

El nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) que ahora se encuentra expuesto al público para alegaciones hasta el próximo 15 de febrero, plantea la necesidad de incrementar la actual capacidad de desalación de agua para el consumo humano con el fin de poder dar respuesta a las necesidades de abastecimiento que generará el crecimiento poblacional previsto en el planeamiento en 2040.

Para ello se proponen dos alternativas, que deberían poder estar en funcionamiento a partir del tercer cuatrimestre desde la aprobación del plan (dentro de doce años), consistentes en la ampliación de las actuales instalaciones de desalación que gestiona la Agencia Balear del Agua (Abaqua), o bien construir una nueva desaladora de ejecución municipal.

Para hacer posible esta última alternativa, que se contempla con el fin «de asegurar la disponibilidad municipal», el nuevo Plan General reserva una hectárea de terrenos, que es la superficie que se calcula que sería necesaria para la implantación de la nueva desaladora, en las inmediaciones de la actual depuradora de agua potable de Sant Jordi o, alternativamente, y en posición semisoterrada, en Portopí, en unos terrenos calificados como espacio libre público. No obstante, se deja abierta la posibilidad de que las administraciones alcancen el acuerdo necesario para que sea posible la puesta en funcionamiento de la gestión de la primera alternativa; es decir, la ampliación de los actuales sistemas de desalación.

El estudio sobre las necesidades de agua potable derivadas de los nuevos desarrollos previstos en el Plan General indica que para 2040, si se ejecuta todo el crecimiento previsto, se necesitará un volumen de líquido potable anual de 33.028.453,4 metros cúbicos (33 hectómetros cúbicos), frente a los 28.854.000 metros cúbicos (28,8 hectómetros cúbicos) actuales, lo que supone un incremento de 4,1 hectómetros anuales más.

Este volumen de agua supone un consumo medio de líquido por habitante y día de 174,5 litros para una población prevista dentro de 20 años de 518.435 personas, dato que resulta bastante similar al actual, que es de un consumo de 172 litros por habitante y día.

En el estudio que acompaña la documentación del nuevo plan se especifica que para los desarrollos previstos en el primer y segundo cuatrienio (dentro de cuatro y ocho años) «existen garantías de que las necesidades de agua están cubiertas con los actuales recursos de desalación ». Por ello, se indica que, en este período, no es necesario ampliar la actual capacidad de suministro de agua.

Se calcula, no obstante, que en los próximos ocho años el incremento de la demanda de líquido potable debido a los desarrollos previstos en este período en el nuevo planeamiento será de 1,6 hectómetros cúbicos más.

Compartir el artículo

stats