Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Marc Morell: «Las políticas verdes ayudan a aumentar el precio del metro cuadrado»

«Los ejes cívicos no deberían venderse como la panacea de nada»

El profesor de la Universidad de Bergen Marc Morell. | M.M.

Para el antropólogo social Marc Morell (Palma, 1973), «toda política para frenar el cambio climático parece, a primer golpe de vista, buena. A menudo vemos que con la lucha contra el cambio climático no es tanto una lucha sino una coartada para poder desarrollar programas que extienden aún más los procesos de urbanización vigentes, que los acomodan a un discurso y que prueban de legitimarlos a ojos del conjunto de la ciudadanía», advierte el también profesor de la Universidad de Bergen. «A mi modo de ver, lo que he podido ver de este nuevo Pla General de Palma que nos anuncian no resuelve de ningún modo la problemática ecológica de Ciutat, sino que bajo un lenguaje pretendidamente benevolente aviva aún más el cambio climático que dice querer combatir y lo hace a varios niveles», sostiene. En primer lugar, asegura Morell, lo hace a nivel discursivo con el greenwashing, es decir, «el lavado verde al que ya nos estamos tristemente habituando, un lavado que no sólo pervierte lo que debería ser una política verde valiente de verdad por parte de las autoridades, sino que dinamita la transformación ecológica que tanto precisamos para garantizar a las generaciones futuras la vida en condiciones ecológicas y que a la vez entienda de justicia social y de igualdad de oportunidades de verdad». El segundo punto, apunta el antropólogo social, tiene que ver con «el desentendimiento de la política turística por no ser competencia plenamente municipal, con la gestión del aeropuerto y puertos en manos de otras administraciones públicas».

«En tercer lugar, hay que comentar lo que implica esparcir la presión sobre el municipio creando nuevos ejes de nueva centralidad que no sustituyen los anteriores. Así, áreas que hasta ahora no entraban en el punto de mira de la estrategia municipal para atraer capital serán abordadas de manera singular con toda una batería de políticas que recibirán una inversión pública con miras a crear dinámicas de confianza para la inversión privada en estos lugares y que, como ya ha pasado antes, poco tendrán en cuenta a la gente que los habita, y mucho menos las desiguales existencias que allí se encuentran».

El cuarto nivel, cree Morell, se encuentra en un tratamiento urbanístico desigual, «que prima unos lugares sobre otros, y que va precisamente en contra de una política social amplia que abarque el conjunto de la población y posibilitará aún más las diferencias barriales existentes, los diferenciales de renta existentes alrededor del territorio y favorecerá, a la larga, más procesos de gentrificación, eso sí, todos ellos envueltos de bellas palabras que poco o nada tendrán que ver con lo que sucederá a pie de calle».

«Que unos barrios tengan ejes cívicos y otros no podría leerse como algo desigual. Ahora bien, los ejes cívicos no deberían venderse como la panacea de nada. Allí donde han tenido lugar nos hemos encontrado con una desertización comercial importante, con un negocio de la restauración al alza que ha ido sustituyendo todo un tejido comercial que le preexistía. Es más, si lo pensamos bien, el mismo nombre nos augura lo que se nos vende: un ciudadanismo extremo, impoluto y sin capacidad crítica», alerta.

Por otra parte, argumenta que las políticas urbanísticas para el cambio climático no tengan lugar en los barrios más desfavorecidos sólo puede significar que lo que yace detrás es una intención de subir la renta del suelo allí donde ya es más alta. «La relación de los espacios verdes y del medio ambiente es algo que también se ha relacionado con la gentrificación atendiendo que las políticas verdes ayudan a aumentar el precio del metro cuadrado. A la gentrificación sólo se la frena poniendo topes a los alquileres, favoreciendo la vivienda pública, y nada de todo esto se aborda de manera valiente», concluye.

Compartir el artículo

stats