Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cort denuncia siete infraviviendas que se anuncian en webs inmobiliarias

Una de ellas es un minipiso de 18 metros cuadrados por el que piden 480 euros al mes

Minipiso anunciado en un portal inmobiliario.

El Ayuntamiento de Palma ha denunciado ante el Govern la existencia de siete infraviviendas que se anuncian en portales inmobiliarios, tanto para alquilar como para comprar, y que no cumplen con los requisitos mínimos para obtener la cédula de habitabilidad. La regidora de Modelo de Ciudad, Neus Truyol, ha asegurado este pasado martes que desde Cort seguirán controlando este tipo de ofertas y ha animado a la ciudadanía a denunciar si se encuentran con estos casos.

Las infraviviendas denunciadas y que se publicitan -tres para alquilar y cuatro para comprar- en distintos portales inmobiliarios a precios «desorbitados y abusivos» pertenecen a bancos, a inmobiliarias y a particulares. Sus propietarios podrían enfrentarse a una multa de entre 3.000 y 30.000 euros por incumplir el Decreto de Habitabilidad, que establece que la superficie mínima de una vivienda debe ser de 26 metros cuadrados, ha advertido la regidora Truyol, quien confía en que la conselleria de Movilidad y Vivienda actúe y abra expediente sancionador para cada uno de estos casos.

Una de estas infraviviendas denunciadas por Cort es la que este mismo diario denunció semanas atrás. Un minipiso en la calle Flor de Lis, de 18 metros cuadrados por 480 euros al mes, propiedad de un banco. Idelista.com ofrecía un mes gratis en este «bajo exterior sin ascensor» si se alquilaba antes de que finalizara agosto.

 Sobre este caso, la regidora de Modelo de Ciudad, remarca que si el precio medio del metro cuadrado en Palma es de 11 euros, teniendo en cuenta la mensualidad que se pide, el de esta infravivienda se sitúa en 26 euros por metro cuadrado, «más del doble de la media». 

Los tres espacios que se alquilan y que han sido denunciados por del departamento de Vivienda de Palma es el mencionado minipiso en la calle Flor de Lis, otro en Gènova, de 25 metros cuadrados y un alquiler de 600 euros, y otro en calle Manacor.

De las cuatro infraviviendas que se venden, dos están en los edificios Pullman, otra en Ponent y una tercera en la Playa de Palma. En los Pullman, según la regidora, se piden 125.000 euros por un espacio de 24 metros cuadrados.

«Se está generando un abuso inmobiliario con ofertas ilegales que engañan a las personas con más necesidad», lamenta Truyol, quien considera «demencial» que propietarios y grandes tenedores oferten estos espacios.

Compartir el artículo

stats