Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La rehabilitación de las casetas de la Costa del Teatre acumula tres años de retraso

En marzo de 2018, todos los grupos políticos en Cort aprobaron restaurar y dar uso comercial artesanal a estos locales

Las casetas de propiedad municipal permanecen cerradas desde hace años y cubiertas de pintadas vandálicas. | GUILLEM BOSCH

Más de tres años después de que todos los grupos políticos con representación en el ayuntamiento de Palma se pusieran de acuerdo y aprobasen rehabilitar y dar uso a las casetas de la Costa del Teatre, nada ha cambiado. Pese al acuerdo unánime en el pleno municipal en marzo de 2018, los cinco locales, construidos en 1876 en la escalinata que une la calle Unió con la plaza Major, siguen cerrados y a la espera de un proyecto de reforma.

Ayer mismo, fuentes de Infraestructuras aseguraron que existe un proyecto para estas casetas, pero no ofrecieron ningún tipo de información más, ni plazos, ni presupuesto.

Hace siete años que el Ayuntamiento concluyó con las expropiaciones de las casetas, por lo que desde entonces la propiedad es totalmente municipal; y pese a que en 2019 cerró el último negocio que se mantenía en uno de estos locales, no ha habido ninguna rehabilitación hasta el momento. Tan solo permanece abierta una tienda de souvenirs que no pertenece a este grupo de casetas con 150 años de historia.

La Associació per a la Revitalització dels Centres Antics (ARCA) reclama desde hace más de una década la restauración de estas casetas, que fueron construidas en madera y zinc para que su peso no fuese un problema, ya que en el subsuelo existe un antiguo aljibe, construido en el s.XVIII (y que también debe ser restaurado), recuerda Àngels Fermoselle, portavoz de la entidad.

A través de una proposición presentada por Ciudadanos en el pleno municipal, que fue aprobada por unanimidad, ARCA planteó que estas casetas fueran rehabilitadas y que se dedicaran a la venta de productos artísticos y artesanales. Además, apuntó Fermoselle, deberían estar vinculadas a las galerías de la plaza Major, cosa que le «daría vida y dinamismo» a la zona.

«¿Por qué no las arreglan? No hay ninguna excusa para no arreglarlas. La propiedad es pública, es del Ayuntamiento, y si no tiene dinero para hacer una rehabilitación en condiciones, como mínimo, podrían adecentarlas, borrar todas las pintadas, darles un color uniforme y ya está. Es tan fácil de hacer, solo es tener voluntad política», añadió la portavoz de ARCA.

En su opinión, «no interesa» cumplir el acuerdo de pleno. Ni tampoco mantener en mejores condiciones, en la que una parte pertenece al Ayuntamiento y la otra al Consell de Mallorca, ya que limita con una de las paredes del Teatre Principal.

Ante estas dos últimas instituciones, ARCA ha reclamado que borren las pintadas vandálicas de esa pared, «porque no aportan nada a la ciudad más que perjudicar la imagen». Según Fermoselle, la Costa del Teatre es un escaparate para el turista y debería ser un sitio agradable para el ciudadano. Hoy, «pasear por este espacio da una sensación de hostilidad y de agresividad que no conhorta, no es agradable», añadió.

Compartir el artículo

stats