Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El cinismo de la verdad

Se ha instalado en nuestra sociedad, una finísima lluvia de mentiras que la mayoría de las veces no permite saber las violaciones de la verdad. Es de cada vez más evidente que la mayoría de las informaciones que recibimos, se entra en un juego de interpretaciones interesadas.

Nos hallamos frente a una insatisfacción de los ideas que nos presentan sean o no políticas, económicas, religiosas, filosóficas, vivimos en un cinismo del que surge la apatía, las democracias burocráticas, la mediocridad, la administración de circunstancias negativas, pesimismo achacoso e ironías vacías. Hace unos días hablaba con unos amigos y mostraron su preocupación sobre la política y han decidido no prestar atención a ella ni a los hechos que pasan, hartos de la falsedad de los mismos, para alcanzar acuerdos en beneficio de España. Existe un sector de la sociedad que adultera las soluciones que necesitamos, dando prioridad a los intereses que a la salud, la apariencia que a la realidad.

Después del esperpento de la moción de censura de Vox me producen recuerdos nauseabundos, en que tuve que vivir y sortear las imposiciones , mentiras, engaños, que nos obligaron aceptar. Es una mentalidad del lobo disfrazado de cordero, del nacional catolicismo, fascismo surgido de la dictadura de Franco, que será sin duda una de las peores épocas de la historia de este país. Es una ideología hueca y refinada que oculta odio, rencor, fobia, resentimiento, dolor, etc. El cinismo que se ha aposentado niega los valores que hacen posible la convivencia.

Compartir el artículo

stats