Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Felipe Armendariz

PENSAMIENTOS

Felipe Armendáriz

El vídeo de Rosalía y la igualdad

3

Rosalía rueda 'Despechá' en el Portitxol

Una de las cosas más refrescantes en este tórrido (infernal) verano es el videoclip de Rosalía sobre su canción Despechá. La grabación nos ha traído un montón de cosas buenas y sin que haya costado nada al erario público.

La virtud más destacable de este bonito vídeo es el canto a la integración de todo tipo de personas en un espacio público y lúdico como es la playa.

En la cinta aparecen niños, adolescentes, jóvenes, adultos de media edad y mayores. Despechá refleja lo que pasa diariamente en las playas españolas y convierte esa heterogeneidad en algo atractivo, cariñoso y familiar. Caben todos en un día de playa: gordos y flacos, jóvenes y mayores, rubios o morenos, blancos o de color.

Rosalía ha conseguido como por arte de magia lo que la ministra de Igualdad, Irene Montero, intentó hace unas semanas con su fallida campaña El verano también es nuestro. En este criticado poster aparecían en una playa de opereta varias mujeres de físicos opuestos al modelo de ideal de belleza. La campaña pretendía concienciarnos de que todos cabemos en la sociedad y de que no cabe marginar a nadie por su apariencia. Es un objetivo laudable, pero fallido por la metedura de pata de los derechos de imagen robados a las modelos originales y de las burdas manipulaciones en sus apariencias.

Rosalía ha logrado que una humilde jornada en la arena playera se convierta en un tiempo de alegría abierto a todos los públicos. Podríamos combinar las dos acciones y titular el videoclip El verano es nuestro. Nos sobra el «también». Todos podemos participar en las actividades estivales: unos con acceso al mar, otros a los ríos, a las piscinas, a las montañas, a la fresca de la calle, las terrazas de los bares, a las tiendas climatizadas, plazas y parques…

El segundo beneficio de Despechá es la inmensa promoción gratuita de Mallorca que se está haciendo. Gratis total. La presidenta del Consell de Mallorca, Catalina Cladera, debería aprender que no hace falta pagar 2 millones de euros al Real Mallorca para «vender» una isla que por otra parte está al borde del colapso por exceso de visitantes.

La modesta playa de S´Areneta del Portixol luce todos sus encantos en la grabación. Aguas limpias, azules, transparentes. Arenas cómodas y cariñosas. Palmeras, sillas, hamacas, pistolas de agua, mesas de playa…

Todos estos elementos conforman un atractivo escenario, con un toque estilo Miami, pero muy familiar, muy de andar por casa…

A la hora de escribir este artículo la cinta ya por los 12 millones de visualizaciones en una escalada sin freno. Es la canción del verano, del año y suma y sigue.

Miedo me da pensar que alguna administración hubiese querido hacer una campaña promocional de ese alcance. El dispendio de fondos públicos hubiese sido de órdago. Aquí cabe recordar los 20 millones de euros que el expresident del Govern del PP Jaume Matas regaló al equipo ciclista Illes Balears para nada. O la millonada que se llevó en caliente el actor Michael Douglas, también con cero resultados.

Compartir el artículo

stats