Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José María de Loma

Selfies con el futuro jefe

Niño, saca el álbum. Las redes se han llenado de fotos de Feijóo que cuelgan los dirigentes, militantes y aspirantes del PP. Feijóo es el mensaje. Feijóo en Móstoles, en Marbella, en Ibiza, Vigo o en Calatayud. Mi amigo Feijóo. Comiendo paella, inaugurando un semáforo, saludando o dirigiéndose al público en un mitin. Paseando. Hay que subir una foto con el hombre de moda. Dar testimonio gráfico. Mostrar adhesión quebrantable. Qué majete Alberto. Hoy en día, el repertorio de selfies es la mejor arma para progresar. O mantenerse. Hay que hacerse fotos con todos y todas y guardarlas y borrar el botón de borrar, que no se sabe dónde va a llegar nadie. Y si llega, fotón al Twitter. Con tanta foto están consiguiendo que comparemos cómo era el futuro jefe del Partido Popular hace diez años. Hace cinco, tres, hace dos. Va envejeciendo bien el hombre, que modula sus gafas según la moda y los tiempos, mantiene buena delgadez y no pierde pelo, oiga, atributos muy importantes en esta era de la imagen. Las fotos de Feijóo aparecen como champiñones en otoño pero se cotizan más las más recientes, claro. La bolsa de valores de los selfies con el presidente de Galicia está aún revuelta y en el mercado negro puede pagarse una gran cantidad por uno de hace unos días dándole un abrazo. Hay quien ha subido al tuiterío una imagen con Feijóo de hace dos décadas, lo cual puede interpretarse como visión de futuro, larga amistad o que, macho, ahora te mueves que ves el peligro después de haberte tocado las narices en el escaño media vida. Los casadistas eliminan post de loas pasadas al jefe caído y en algún salón resuena eso de por qué no te hiciste una foto con el gallego, Antonio Jesús de mi vida, que no te enteras nunca de nada. Istagram es un Feijoazo y el hombre es tendencia. El PP tiene más fotógrafos que militantes y una imagen (oportunamente subida a la red) vale más que mil discursos. Feijóo es un póster que va cogiendo buen color conforme se acerca abril. Más vale recolectar «me gusta» que redactar una buena ponencia. Por ahora.

Compartir el artículo

stats