Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Camilo José Cela Conde

Explicaciones

Reta Yolanda Díaz a quien haga fracasar la reforma laboral a justificarse ante los trabajadores

La ministra de Trabajo y Vicepresidenta segunda Yolanda Díaz ha concedido a la prensa en estas fiestas una entrevista en la que amenaza a quien haga fracasar la reforma laboral con que se lo tendrá que explicar a los trabajadores. Serio reto ése de tener que dar explicaciones de los fracasos de una ley que ha de aprobar la mayoría parlamentaria que sostiene a Sánchez. Si eso hay que justificarlo, el gabinete gubernamental debería estar de explicaciones siempre. Salvo que al presidente se le ocurra crear un nuevo ministerio encargado de la tarea. Como los gabinetes suelen llevar más de un nombre —el de la señora Díaz añade al trabajo la Economía Social, que debe consistir en algo diferente a la economía a secas—, en el caso del nuevo ministerio éste podría llamarse de Explicaciones y Otros Procedimientos Distractores. No le faltarían las tareas. A mí en persona me encantaría que me explicasen por qué fracasa de manera tan amplia e insistente la gestión de la sanidad pública durante la pandemia. Quizá podría ser porque el departamento competente (¿), el de Sanidad, Consumo y Bienestar Social (y dale con lo de social), sólo ha actuado en cuestiones nimias, como cuando su portavoz el inefable doctor Simón decía una cosa y la contraria con pocos días por medio, mientras que deja en manos de las comunidades autónomas cualquier decisión, gestión o norma pertinente. Queda claro que hace falta que alguien nos explique muchas cosas.

Aunque, ahora que caigo, puede que la ministra Díaz tuviese el día retórico, como al inventar aquello de la Matria, cuando insinúa que del posible fracaso de la reforma laboral no tendría la culpa quien la lleva a cabo sino alguna que otra fuerza oscura empeñada en boicotear las leyes. Siendo así, difícil tenemos que las fuerzas oscuras se expliquen porque ni siquiera suelen dar la cara; por eso mismo les atribuimos la oscuridad. Pero ya que el espíritu mismo de la entrevista concedida apunta que la reforma no va a servir de gran cosa, y lo más que podemos hacer a tal respecto los ciudadanos es pedirle explicaciones al maestro armero, va a ser cuestión de pedir que nos expliquen otras cosas. Por ejemplo, si eso de la economía social tiene que ver o no con lo que antes se llamaba economía dirigida. A pocos se les escapan los fracasos que sufrieron varias dictaduras, desde la franquista a la soviética, al diseñar planes económicos desde el poder haciendo caso omiso a las leyes del mercado, cosa que lleva siempre a desentenderse de la tarea esencial de corregir los abusos del mercantilismo en la medida de lo posible, que no es poco. Como todavía hay países —Cuba, Venezuela, Corea del Norte— que insisten en la fórmula magistral, y algunos de los correligionarios de la ministra Díaz, como su predecesor en la Vicepresidencia segunda, no paran de justificarlos, a lo mejor alguien nos puede explicar dónde queda el misterio.

Compartir el artículo

stats