Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Emma Riverola

Yolanda Díaz y el bluf

La líder mejor valorada según el CIS. La favorita como presidenciable después de Pedro Sánchez. Sus intervenciones en el Congreso, de verbo afilado y formas suaves, se han convertido a menudo en el producto perfecto para viralizarse en las redes. Incluso su estilismo, elegante, ha asaltado páginas en revistas de moda. Yolanda Díaz genera expectativas, provoca respeto y se perfila como una candidata electoral a tomar muy en serio. ¿O generaba, provocaba y se perfilaba? Basta con echar una ojeada a los medios y asomarse a las redes sociales para constatar que algo está cambiando. Tanto en los campos políticos abiertamente adversos como en los supuestamente aliados.

Peligrosa, soberbia, princesa, impostora, bluf… Las maquinarias propagandísticas ya se han puesto en marcha. El ejercicio no deja de ser fascinante. Donde antes se percibía estilo y contundencia, ahora se dibuja altivez. Donde se apreciaba elegancia, ahora se denuncia petulancia. La operación está clara: deslegitimar a Díaz. ¡Y con qué entusiasmo y precipitación se suman adeptos a la causa del hundimiento! Queda por ver si el fuego amigo será capaz de mesurar la carga y no acabar barriendo las propias expectativas.

Compartir el artículo

stats