Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Hoja de calendario | Ambición de poder

El poder es reconocidamente una pasión de intensidad variable que aqueja fatalmente a todos quienes encaminan su vida a colmar la afición a mandar. En teoría, los buenos políticos no deberían caracterizarse por esta pulsión sino por el deseo de servir. Y en esta dicotomía se mueve todo el proceso político, en el que a fin de cuentas se intenta detectar a individuos con visión, inteligencia y bagaje que, gustándoles ejercer el mando, sepan conciliar después ese liderazgo con una idea arraigada y magnánima de servicio público.

Viene esta introducción a cuento del pleito que ha entablado Isabel Díaz Ayuso, joven y brillante presidenta de la Comunidad de Madrid, quien, bien aleccionada por su mentor el veterano Miguel Ángel Rodríguez, realizó una campaña impecable en torno a la pandemia y se llevó el gato al agua frente a un PSOE municipal y espeso que dio por perdida la batalla de antemano. Aquella victoria, con un PP nacional en horas bajas y en manos de un liderazgo débil y vacilante, ha excitado al parecer la ambición de poder de la lideresa madrileña, quien ahora quiere proclamarse cuanto antes presidenta del PP capitalino, pese a que la organización ha fiado tal elección para más adelante. De lo cual se desprende una conclusión obvia: si Ayuso deseara ser tan solo presidenta madrileña, utilizaría una táctica de seducción en Génova. Pero al plantear el asunto como órdago hay que entender que aspira a bastante más: lo que realmente está en juego no es Madrid sino el liderazgo del partido en el Estado. Y quien no lo vea es que está ciego.

Compartir el artículo

stats