Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

'The staircase': el 'caso de la escalera', ahora como lujosa ficción

Hablamos con el director Antonio Campos ('El diablo a todas horas') y la cocreadora Maggie Cohn sobre su dramatización del misterioso caso de Michael Peterson, interpretado aquí por Colin Firth

Colin Firth, en el centro, como el Michael Peterson de ’The staircase’. HBO Max

Si hay una serie precedente del reciente maremoto de 'true crime' audiovisual, esa es la seminal 'The staircase', creada en 2004 por el director Jean-Xavier De Lestrade y con reverberaciones en forma de episodios adicionales hasta 2018. La escalera del título es el lugar donde, el 9 de diciembre de 2001, se encontró el cuerpo sin vida de Kathleen Peterson, víctima de una aparatosa caída según su marido y del apaleamiento de dicho marido según el jurado del (primer) juicio. Desde el principio, nada pareció encajar del todo en ninguna versión de los hechos, e incluso se elucubró sobre la posibilidad de que el asesino fuera… un búho.

Por ejemplo, faltaba un motivo claro para que el escritor Michael Peterson matara a su mujer. La policía y el fiscal del distrito creyeron encontrarlo en la bisexualidad del sospechoso, que había contactado secretamente con un prostituto y guardaba porno gay en su ordenador. ¿Descubrió Kathleen la verdad sobre su esposo y llegó la tormenta? Según Michael, ella conocía esa verdad de sobras. Tampoco existían pruebas concluyentes que indicaran lo contrario. 

El caso es un cúmulo de incertidumbres, por no decir giros improbables, que no revelaremos aquí por si alguien llega a la nueva 'The staircase' sin conocimiento previo del caso de Michael Peterson. Después de dieciocho episodios de documental, llega ahora (HBO Max, desde el viernes, día 6) la versión dramatizada del caso, inmersión estilizada y turbadora en la pesadilla de una extensa familia de Carolina Del Norte. 

Cocreadores de prestigio

Lo más sencillo ante la noticia de un estreno así es decir: "Oh, de acuerdo, seguimos con la falta de ideas. Al fin y al cabo, este crimen es tan famoso que es como una marca". Después sabes quién está detrás del proyecto y mides tus palabras. El brillante director Antonio Campos, experto explorador de las ambigüedades del mal en películas como 'Simon Killer' y 'El diablo a todas horas', empezó a pensar en 'The staircase' en 2008, y ha logrado hacerla realidad en alianza con la co-showrunner Maggie Cohn, productora de la memorable 'El asesinato de Gianni Versace'.

Sea como sea, la pregunta (la duda) está ahí: ¿era necesaria esta serie, dado lo exhaustivo del trabajo de De Lestrade? Según nos explica el propio Campos, "por mucho que pudieras extraer de ese trabajo documental, quedaban muchos aspectos por explorar. De hecho, lo más difícil no fue dar con nueva inspiración, sino decidir qué incluir y qué no". A su compañera Cohn le interesaba, sobre todo, "entender a Kathleen Peterson: ¿quién es ella?". Entendiendo a Kathleen (increíble Toni Collette en la serie), "entiendes mejor a todos los personajes de la historia". Por otro lado, la ficción les daba libertad para llegar donde no llegó el documental. "Contamos –explica Cohn– todo lo que pasó antes de que llegara el equipo de aquella serie. Y también nos preguntamos qué pasaba cuando esas cámaras se iban".

Si les preguntas cómo se plantearon destacar entre la sobreoferta 'true crime', son bastante cortantes: "Ni nos lo planteamos", dice Campos. "Simplemente, nos centramos en contar la historia que queríamos contar. Por ejemplo, meditamos mucho sobre los procedimientos [de la investigación]. ¿Cuáles queríamos mostrar? ¿Cuáles no? Los que nos interesaban tenían un componente humano; estaban relacionados con la familia y las dinámicas personales. Al centrarnos en esto y no tanto en las pruebas, o lo que la gente considera pruebas, marcamos distancias respecto a otras series similares". Cohn: "Usamos el 'true crime' como punto de partida para ir al drama familiar. Un crimen no es solo una víctima y un culpable. Sucede a una familia".

Inquietante Colin Firth

Campos nos introduce en esta pesadilla familiar sin muchos miramientos: 'The staircase' arranca con un impresionante plano secuencia que detalla, en tiempo real, como uno de los hijos de la familia, Todd (Patrick Schwarzenegger), regresó a casa dispuesto a fundirse con la almohada tras una noche de fiesta y se encontró con una escena trágica. Campos: “Parecía el modo correcto de introducir al espectador en la historia. Zambullirle en la experiencia de aquella noche. Ya en el guion aparecía el esquema de plano secuencia. Curiosamente, durante mucho tiempo creímos que íbamos a usar la quinta o sexta toma, pero un mes antes nos dimos cuenta de que nuestra favorita era la primera". 

En el papel de Michael Peterson, creíblemente desesperado, encontramos a un Colin Firth dispuesto a desdibujar su habitual aire de afabilidad. "Para nosotros era una ventaja tener a un actor de presencia agradable –explica Campos–. Por mi experiencia, si quieres crear un personaje complicado, es más interesante que el espectador tenga de entrada buenos sentimientos hacia él. Para mí era apasionante tener a alguien como Firth haciendo de Peterson". 

Campos dice sentirse satisfecho con las conclusiones finales, aunque no sean, ni de lejos, claras y explicativas. "Es que tampoco queríamos solucionar el caso –dice Cohn–. De hecho, hubo un momento en que creímos haberlo resuelto y tampoco es que lo celebráramos". Campos: "Cuando haces un puzzle, lo menos interesante es acabarlo, tener el puzzle delante. Lo mejor es la búsqueda, las preguntas".

Compartir el artículo

stats