Aguas turquesas, playas blancas y paisajes únicos hacen de Mallorca el lugar perfecto para perderse y olvidarse de la rutina. La isla cuenta con 550 kilómetros de costa y más de 200 playas registradas, además de numerosas calas situadas en rincones recónditos, en plena Serra de Tramuntana, declarada Patrimonio Mundial por la Unesco en 2011.

En Mallorca existen multitud de opciones para disfrutar del mar y de sus paisajes, por eso hemos hecho una selección de calas y playas que, para muchos, son las mejores de la isla.

Cala Agulla

Esta playa de arena está rodeada por un enorme pinar en la zona de Cala Ratjada y también cuenta con la calificación de bandera azul.

Es muy amplia y limpia, tiene servicio de hamacas, baños, duchas, socorrista y un bar. Si llegas en coche, el párquing está en la entrada, por lo que es muy cómodo. Es recomendable acudir pronto por la mañana para evitar aglomeraciones.

Junto a Cala Moltó y Cala Mesquida, forma parte del Área Natural de Especial Interés que declaró el Parlament de les Illes Balears en 1991.

Cala Mondragó

Ubicada en el Parque Natural de Mondragó (Santanyí), es una de las calas más bonitas de Mallorca.

Cala Mondragó está rodeada de un bosque de pinos, tiene arena fina y blanca y aguas cristalinas y tranquilas, además es una de las 30 banderas azules de la isla.

A la derecha de esta se encuentra la playa de s'Amarador, que es más grande y menos concurrida, también con unas magníficas vistas.

Entre los servicios de los que dispone hay baños, duchas, acceso adaptado, restaurantes, bar y sombrillas y hamacas.

Sa Calobra

En el municipio de Escorca se encuentra la desembocadura del Torrent de Pareis, sa Calobra, uno de los pocos accesos al mar que se pueden encontrar en la Tramuntana.

Es una de las playas más famosas de Mallorca y se caracteriza por ser muy estrecha y estar rodeada de acantilados. Sus vistas son espectaculares y es recomendable ir a primera o a última hora para evitar aglomeraciones.

Lo ideal es ir con escarpines, ya que está hecha de piedras. Para pasar el día allí deberás ir con todo lo necesario porque no cuenta con servicios. A su lado se encuentra Cala Tuent, que está menos llena y también es muy bonita.

Caló d'es Moro

Esta cala es considerada por muchos como una de las payas más bonitas de la isla. Su arena blanca, aguas turquesas, pequeños acantilados y vegetación la convierten en ideal para pasar el día.

La cala es pequeña y su acceso es difícil, pero las vistas merecen la pena. Es ideal para practicar esnórquel y fondear pequeñas embarcaciones. Desde 2018 no se permite el acceso a la playa con coche privado a los no residentes, por lo que se ha habilitado un bus lanzadera desde Santanyí que deja a 15 minutos andando de la cala.

Cala Llombards

Cala Llombards es una cala de bandera azul y arena blanca que se alarga a través de unos acantilados. Está situada en Santanyí y, además de ser muy bonita, es de fácil acceso.

Cerca de ella, hay un mirador desde donde se puede contemplar toda la playa. Desde esta cala se puede hacer una excursión que da al Caló d'es Moro.

Tiene todos los servicios necesarios y se pueden fondear embarcaciones.