Suscríbete Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Estreno

'Jurassic World: Dominion': un abrazo entre el pasado y el presente de la saga de dinosaurios

Colin Trevorrow vuelve a hacerse cargo de la franquicia tras el episodio firmado por J.A. Bayona en este capítulo final que recupera a los protagonistas originales de la película de Steven Spielberg de 1993

Jeff Goldblum, Sam Neill y Laura Dern, en una imagen de 'Jurassic World: Dominion'. UNIVERSAL PICTURES

La segunda parte de la saga jurásica llega a su fin, y lo hace con un tercer episodio que cuenta con un gancho esencial: la recuperación de algunos de los icónicos personajes que formaron parte de la película primigenia firmada por Steven Spielberg hace treinta años (es decir, a Laura Dern, Sam Neill y Jeff Goldblum) y su encuentro con los protagonistas de la franquicia contemporánea (Bryce Dallas Howard y Chris Pratt). 

Así, pasado y presente se dan la mano en un abrazo nostálgico que pretende unir generaciones. La idea de esta fusión estuvo presente desde el principio pero, para no forzarla, se fueron introduciendo pequeños guiños y personajes que respetaran la línea temporal. “A nivel de narrativa, ha sido la película más complicada a la que me he enfrentado”, cuenta Colin Trevorrow en conversación a través de Zoom. “No se trataba de que los personajes originales tuvieran un significado anecdótico, sino de que fueran artífices de la acción al mismo nivel que Bryce y Chris. Como consecuencia, nos separamos de la estructura tradicional del 'blockbuster' a través de dos líneas paralelas que discurrieran al mismo tiempo hasta que empezaran a fusionarse. Fue un trabajo de máxima precisión, porque todas las piezas tenían que encajar”. 

Por primera vez, la acción se sitúa fuera de la isla Nublar y los dinosaurios habitan entre nosotros. Esto genera un completo desconcierto y, como consecuencia, una reflexión: ¿es posible la convivencia y el equilibrio entre las especies? Un discurso que, en el fondo, se adapta a la perfección a los problemas medioambientales que nos asolan, convirtiéndose esta nueva entrega en hija de su tiempo en materia ecológica. “En la novela de Michael Crichton ya estaban esas ideas, de qué manera el hombre jugaba a ser Dios y terminaba siendo víctima de su propia megalomanía. Pero en los últimos tiempos hemos asistido a acontecimientos que han alterado nuestra visión del mundo, y de alguna manera, todo eso también se ha colado en la película. Por eso nos hemos apoyado en lo que sentíamos tras la pandemia, lo que habíamos experimentado, porque es una forma de reflejar todo ese desconcierto que ahora nos rodea”. 

'Jurassic World: Dominion' transcurre cuatro años después de 'Jurassic World: El reino caído'. Las cosas han cambiado para todos. Ahora, Owen Grady (Chris Pratt) y Claire Dearing (Bryce Dallas Howard) han creado una familia en la clandestinidad para proteger la identidad de Maisie Lockwood (Isabella Sermon). Viven aislados con el miedo de que alguien pueda descubrir su secreto. Muy cerca de ellos, la velocirraptor Blue se ha autorreproducido y tiene una cría. Por otra parte, Ellie Sattle (Laura Dern) y el Dr. Alan Grant (Sam Neill) se adentrarán en una gran corporación biogenética que podría ser la responsable de una plaga de langostas mutantes que está acabando con los cultivos de todo el mundo y lo harán de la mano de su viejo amigo Ian Malcolm (Goldblum), convertido en una especie de gurú. Habrá nuevos personajes como Ramsay Cole (Mamoudou Athie) o Kayla Watts (DeWanda Wise), una versión femenina de Han Solo. 

Sensación de emoción real

Para la creación de los dinosaurios contaron con todo un equipo de expertos capitaneados por el paleontólogo Stephen Brusatte, de la Universidad de Edimburgo. Para él, 'Parque Jurásico' supuso un antes y un después para asentar los dinosaurios dentro de la cultura popular. Sin embargo, en esta ocasión, Colin Trevorrow quería hacer algo diferente. “Creo que en los últimos tiempos hemos abusado del CGI y las pantallas verdes, de la posibilidad de crear mundos de la nada. Por eso, quería utilizar procedimientos más artesanales para esta nueva entrega y, por eso, hay más 'animatronics', hemos construido más escenarios y utilizamos más localizaciones para devolver la sensación de fisicidad y emoción real”. En ese sentido, el director hace referencia a una escena concreta, cuando Laura Dern interactúa con un bebé dinosaurio. "Estaban de verdad estableciendo un vínculo, y eso no tiene precio, se refleja en los actores. Es algo que ellos agradecen y que se ve implementado en la pantalla. Es un ser vivo creando lazos con otro ser vivo".

El director vuelve a hacerse cargo de esta tercera entrega después del capítulo firmado por J. A. Bayona, al que considera como un artista y un creador total. “Desde pequeño las segundas partes de las trilogías siempre eran las más oscuras, las que hacían que la acción acabara en un punto totalmente diferente a donde empezó. Pero lo importante de la aportación de Bayona es que hizo suya la película, la adaptó a su personalidad cinematográfica y si repasas ahora toda la trilogía, su capítulo es el más crucial de todos”. 

Trevorrow no sabe qué destino le espera al cine en salas en los próximos tiempos. Le gustaría que saliéramos de esa pequeña pantalla que nos ha tenido secuestrados y que disfrutemos de la experiencia a lo grande, porque dice que esa liturgia es una parte fundacional de nuestra civilización. Sabe que películas como la suya y otros 'blockbusters' son las únicas cintas que pueden salvar la taquilla pero él, que procede del cine independiente ('Seguridad no garantizada'), todavía cree que hay pequeñas películas que pueden convertirse en acontecimientos. La última, 'Todo a la vez en todas partes', su favorita en lo que va de año. 

Compartir el artículo

stats