Suscríbete Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En el TJUE

La justicia europea resuelve este martes el pulso de Puigdemont y Llarena por las euroórdenes

El Tribunal de Justicia de la UE dará a conocer su fallo sobre las preguntas que el juez elevó tras la negativa de Bélgica a entregar a Lluís Puig

El TJUE celebra una vista que puede determinar el futuro judicial de Puigdemont. En la foto, los abogados Isabel Elbal, Gonzalo Boye, Andreu van den Eynde y Benet Salellas, en la sala grande del TJUE en Luxemburgo. ACN

Tanto el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont como el instructor del ‘procés’ en el Tribunal Supremo, Pablo Llarena, esperan con expectación la sentencia que dará a conocer este martes el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE). Con ella se sabrá quien es el 'vencedor' del primer round del combate que se juega en Europa entre el ‘expresident’ y la justicia española.

Es el fallo que dará respuesta a las preguntas que el propio Llarena elevó en relación con las euroórdenes, tras la decisión de Bélgica de denegar la entrega del conseller de Cultura Lluís Puig, al entender que el Tribunal Supremo español no era el competente para investigarle y suponer ello una vulneración de derechos fundamentales, entre otros, al juez imparcial predeterminado por la ley.

Una de las preguntas de Llarena versaba precisamente sobre si un Estado puede entrar en qué tribunal es el competente en otro para realizar una investigación. Fuentes de la defensa del expresidente catalán auguran que en el caso de que el tribunal europeo siga el criterio del abogado general de la UE Jean Richard de la Tour el pasado mes de julio y declare que Bélgica no podía rechazar una entrega, salvo una violación de derechos del país requeriente sistémica, cuentan con que el juez Llarena cursará inmediatamente una nueva euroorden contra Puig.

Es el único de los huidos que no es europarlamentario, por lo que en su caso no habría que esperar al segundo round europeo: el que resolverá las demandas de Puigdemont contra el Parlamento Europeo porque considera que no le defendió lo suficiente ante el suplicatorio cursado por Llarena para poder ser detenido en distintos países europeos.

En función del fallo Llarena puede reactivar la eurorden contra Puig, pero con los europarlamentarios esperará al segundo round, el de las inmunidades

decoration

Pistas en sus argumentos

No obstante, auguran que la sentencia que este martes dé a conocer el TJUE será de las que hay que leer con detenimiento, porque, con independencia del fallo concreto, dará pistas de lo que se calcula que en marzo pueda decidir el Tribunal General de la UE en ese procedimiento seguido ante Europa, centrado en el alcance de la inmunidad de los europarlamentarios.

Al revisar la acusación contra Puigdemont y del resto de huidos, tras la reforma legal que ha derogado la sedición y modificado la malversación, Llarena paralizó las euroórdenes cursadas en su contra hasta ver qué decide la justicia europea y dar el siguiente paso. La defensa del ‘expresident’ tiene previsto alegar que para cualquier restricción de los derechos de los europarlamentarios debe incluir un nuevo suplicatorio, puesto que el concedido en su día solo se refería a la orden cursada a Bélgica.

Además, cuestionó las posibilidades de éxito de una cuarta euroorden por los mismos hechos, pero por distintos delitos, y comparó la derogación de la sedición con la sentencia del rapero Valtònyc, cuya entrega fue rechazada al entender que España le acusaba de delitos más perjudiciales que los vigentes cuando sucedieron los hechos.

La forma en que se había acometido la reforma penal, con gran rapidez y sin tener la oportunidad de escuchar a expertos, figura entre los argumentos con los que la defensa cuenta para tratar de mostrar que en España hay vulneraciones de derechos sistémicas. También se incluirá que un exministro de Justicia sea nombrado magistrado del Tribunal Constitucional, como ocurrió con Juan Carlos Campo.

Fuentes de la defensa del 'expresident' dicen estar trabajando en esta recopilación de elementos desde hace meses para tenerla lista ante un nuevo procedimiento ante la justicia belga. Consideran que será la mejor manera de enfrentarse a una nueva euroorden, si el TJUE declara que un Estado solo puede negar una entrega por vulneración de derechos sistémica, punto sobre el que versó gran parte de las preguntas de los magistrados durante la vista del pasado 5 de abril.

En este sentido, las mismas fuentes negaron que el hecho de que Puig ya no sea representado por Gonzalo Boye, que sigue siendo el abogado de Puigdemont y los también eurodiputados Toni Comín y Clara Ponsatí, no será un problema para mantener la “unidad" de los que huyeron de la justicia española, porque las defensas colaborarán entre sí.

Compartir el artículo

stats