Suscríbete Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Elecciones municipales 2023

ERC abre la batalla municipal contra el PSC con Gabriel Rufián como ariete

Los republicanos se reivindican como "el lugar de acogida" también de votantes no independentistas

Oriol Junqueras y Gabriel Rufián, en Santa Coloma de Gramenet. EFE

"Vengo de un piso de 50 metros con aluminosis y de caminar entre jeringuillas llenas de heroína y sangre en el barrio de Fondo, de pasar frío en el piso de mi abuela en Singuerlín, de llevar ropa prestada por mis primos, de ver a amigos esnifar pegamento y a mi madre coser durante 10 horas en un taller clandestino para las ricas de Barcelona". Con este discurso sobre sus orígenes, Gabriel Rufián se ha reivindicado como alcaldable de la ciudad de Santa Coloma de Gramenet en la puesta de largo de su nuevo reto. Sabedor de que hay quien le ha colgado la etiqueta de paracaidista en una ciudad bajo la batuta inquebrantable del PSC, ERC ha dado así el pistoletazo de salida a la estrategia de los republicanos de centrar las elecciones municipales del 2023 en un cuerpo a cuerpo con el partido de Salvador Illa.

La elección por parte de Oriol Junqueras de su referente en el Congreso para plantar cara en uno de los grandes bastiones del PSC es toda una declaración de intenciones: visibiliza cómo el objetivo es sacar toda su artillería para arrancar más apoyos en territorios comanche y consolidarse en, al menos, como segundo partido en grandes ciudades del área metropolitana, donde ya experimentó un crecimiento en los comicios del 2019. No en vano, el hilo conductor de los republicanos este domingo ha sido invitar a independentistas y no independentistas a votarles. "Ha llegado la hora de ERC. Nos postulamos para ser el lugar de acogida de los que aman la justicia, la libertad, la democracia y el republicanismo", ha proclamado Junqueras.

Rufián es un dirigente conocido por el gran público y con penetración en el electorado castellanohablante y en su historial pesan las dos victorias de ERC en las generales del 2019. Junqueras se ha encargado de dejar claro que no dejará el Congreso, la condición de Rufián para aceptar un papel que le fue encomendado por la dirección del partido. Lo que buscan es crecer por la izquierda y transcendiendo el debate meramente independentista con la bandera del republicanismo y aprovechar el filón de lo que representa Rufián para intentar erosionar el gran vivero de votos socialista. "Da igual cuál es tu lengua o tu bandera, si compartes valores como la libertad y el republicanismo, eres de los nuestros", ha dicho el dirigente resucitando uno de sus grandes eslóganes de sus últimas campañas.

Tardà y el "camino amplio"

El exlíder de ERC en el Congreso Joan Tardà, de Cornellà de Llobregat, que ha apadrinado la candidatura, ha resumido que el objetivo del partido es ser 'pal de paller' de la "construcción de la república" desde la izquierda y el republicanismo "de la misma manera que el pujolismo" lo fue en su día del nacionalismo. El camino para lograrlo, ha insistido, es trazar un "camino amplio", sin "dogmatismos ni sectarismos" para poder atraer el voto de las clases populares. Todo lo contrario, ha dejado caer Tardà, que lo que buscan los "fundadores del régimen borbónico, que ahora intentan asediar al Govern" para hacer caer a Pere Aragonès. Un mensaje dirigido a Junts y al PSC.

En Santa Coloma, Núria Parlon ostenta desde hace 13 años la alcaldía y gobierna con mayoría absoluta -tiene 17 de los 27 concejales-. ERC, que en las últimas municipales logró 3 concejales sin que antes tuviera representación, admite lo difícil que será obtener un buen resultado en plazas como esta y en otras como en el Hospitalet o Cornellà de Llobregat, donde Núria Marín y Antonio Balmón gobiernan también con mayoría absoluta, pero aseguran que su aspiración es ir calando para ser influyentes en esos ayuntamientos. "Que dependan de nosotros", sostienen los estrategas de la sede de la calle Calabria.

Compartir el artículo

stats