Suscríbete Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Casa Real

Felipe VI y Steinmeier sellan la "unidad" de España y Alemania

El tono de la visita de Estado de los Reyes habría sido impensable hace 10 años, cuando el Gobierno germano se erigió en látigo de los países del sur

Los reyes, en Alemania. EFE

Frank-Walter Steinmeier lo dijo en uno de sus discursos estos días: España y Alemania pueden contar el uno con el otro. Así está siendo desde que estallara el covid y durante la crisis que ha provocado a todos los niveles la guerra lanzada por Rusia en Ucrania. Los gobiernos de los dos países han ido de la mano en la respuesta a la pandemia, defendiendo a las ayudas y la flexibilidad de las autoridades europeas, y también ahora, con el chantaje que Vladimir Putin está haciendo al continente con el gas. La visita de Estado realizada por los Reyes entre el domingo y este miércoles han sellado una "unidad" de intereses a corto y medio plazo. El tono de este viaje, con sus palabras y sus gestos, habría sido impensable hace 10 años, cuando Alemania se convirtió en el látigo de los supuestos malgastadores países del sur, entre ellos España.

Con los socialdemócratas tanto en la presidencia (Steinmeier) como en el Gobierno (Olaf Scholz), el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, ha encontrado al mejor socio para defender los intereses de España en Bruselas y tratar de convencer a Francia de que acceda a construir por su territorio una infraestructura que en la Moncloa ven casi como un 'maná': el gasoducto Midcat que conectaría la Península Ibérica con el resto de Europa. Ahora se utilizaría para transportar ese gas que los rusos han cortado a Alemania y a otros países del Este de Europa, pero en el futuro también podría usarse para llevar hidrógeno verde, un nuevo combustible llamado a sustituir a los derivados del petróleo y el gas natural.

En los tres días que ha durado la visita, el tiempo habitual cuando se trata de un viaje de Estado, el Rey se ha entrevistado con todas las altas autoridades del país. Además de con Steinmeier y el canciller Scholz, Felipe VI se ha reunido con Bärbel Bas, presidenta del Parlamento alemán, y la alcaldesa de la capital, Franziska Giffey. El Rey se ha interesado también por la reputada sociedad de investigación Max Planck y ha visitado el Instituto Fritz Haber.

El martes, ya en Fráncfort, los Reyes han inaugurado la Feria del Libro, la plataforma más importante de literatura del mundo, donde España es esta edición el país invitado. En esa ciudad, sede del Banco Central Europeo, el Monarca ha podido conocer de primera mano los análisis que su presidenta, Christine Lagarde, hace de la difícil situación económica.

"Una visita en el momento justo"

"Yo diría que esta es una visita de Estado en el momento justo para Europa, porque lo que necesita en estos momentos Europa es un liderazgo en torno a los valores europeos, que están siendo desafiados desde fuera de Europa por Vladimir Putin y, desde dentro, por fuerzas políticas que se miran en su espejo y no creen en los valores europeos", declaró este miércoles José Manuel Albares, ministro de Exteriores español.

La guerra con Rusia ha sido un elemento que Steinmeier ha mencionado en todas sus intervenciones estos días, incluso en su breve discurso en la Feria de Fráncfort, cuando tuvo un recuerdo para las bibliotecas que están siendo destruidas estos meses por las bombas. Su vehemencia a la hora de hablar de la necesidad de unidad de Europa ante Putin ha contrastado con el estilo más sobrio de Felipe VI, aunque el jefe de Estado español ha calificado en este viaje la situación de Ucrania como "dramática" y ha abundado en la necesidad de que los gobiernos apoyen "con decisión" medidas que garanticen la "cohesión social".

Los Reyes han agradecido la cálida acogida de Steinmeier, que se ha preparado sus múltiples intervenciones con guiños de cariño a España y también a sus autores. En la cena de gala del lunes, abrió su brindis con un pasaje del libro 'Corazón tan blanco', del recientemente fallecido Javier Marías. "Este libro es tan universal como toda la obra de este narrador. También nos hechizó aquí con su lenguaje muy particular. También nosotros tenemos mucho que agradecerle a este europeísta convencido", afirmó. Y cerró su discurso con un "¡Viva la amistad entre Alemania y España!". ¡Salud!

Compartir el artículo

stats