Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Partido Popular

Rueda dirigirá el PP de Galicia desde el 22 de mayo tras asumir la presidencia de la Xunta

Feijóo advierte a su sucesor que deberá ganarse el liderazgo y agradece el “paso a un lado” del resto de barones: “No hay derrotados” | El vicepresidente evita confirmar su candidatura

Feijóo habla con Alfonso Rueda durante la junta directiva del PPdeG.

El 22 de mayo se completará el relevo de Alberto Núñez Feijóo y Alfonso Rueda asumirá el liderazgo del PP de Galicia en un congreso extraordinario que se celebrará en Pontevedra, aunque días antes ya habrá sido nombrado nuevo presidente de la Xunta. Esta es la hoja de ruta de los populares para abrir la “nueva etapa” forzada por el salto de su hasta ahora referente a la política estatal para comandar el PP tras la etapa de Pablo Casado.

La junta directiva del PPdeG aprobó el lunes por unanimidad celebrar un congreso extraordinario los días 21 y 22 de mayo en el recinto ferial de Pontevedra para que 1.500 compromisarios elijan a su nuevo presidente. La fecha, por cierto, se solapa con el cónclave que permitirá a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayusoasumir el control del partido en la comunidad (20 y 21 de mayo), cuestión que dio origen a su enfrentamiento con Casado. Feijóo podría asistir a la clausura de ambos cónclaves.

El pacto entre Feijóo y los barones provinciales sitúa a Alfonso Rueda como el elegido para asumir no solo la dirección del partido, sino también la Presidencia de la Xunta, pues descartaron ensayar una bicefalia sin tradición en la organización. De esa forma, Rueda sería también su candidato en las autonómicas de 2024.

El consenso se selló después de los movimientos de los barones de Ourense, José Manuel Baltar, y A Coruña, Diego Calvo, para reclamar mayor peso en la era postFeijóo, pero el ahora jefe del partido a nivel estatal acalló el ruido para que se cumpliese la previsión de la mayor parte del partido que veía en Rueda al favorito por su currículo. Fue secretario general desde 2006 a 2016, conselleiro desde 2009 y vicepresidente de la Xunta desde 2012 y presidente del PP de Pontevedra desde hace seis años.

En mayo se cerrará el relevo, pero en dos fases, como ratificó Feijóo en un acto en O Porriño previo a la reunión del PPdeG. “Estoy muy satisfecho con la reacción responsable del PPdeG y espero que en mayo tengamos en primer lugar a un nuevo presidente de la comunidad autónoma y en segundo lugar a un presidente del PP de Galicia; en este orden, porque es mucho más importante ser presidente de la comunidad autónoma que de un partido”, expuso.

"En el congreso habrá personas que den un paso al frente, pero también habrá personas que den paso a un lado. Ambas decisiones son igual de importantes"

decoration

Horas después, intervino en la junta directiva marcándole el camino a seguir al que será su relevo, si bien cualquier militante que reúna 90 firmas podrá optar a presidir el partido en el cónclave. “No se es líder por ganar un congreso. Se gana a posteriori. El líder solo será líder si es capaz de mantener el liderazgo después del congreso y altura de miras para mantener unido al partido y que este lo reconozca como tal”, advirtió Feijóo, que también quiso agradecer la “unidad” mostrada por su formación y que se evitase una competición sucesoria, al contrario que en 2006 cuando él se batió con José Manuel Barreiro, Enrique López Veiga y Xosé Cuiña para relevar a Manuel Fraga.

“Cuando culminemos el congreso no habrá territorio que pueda sentirse vencedor, pero tampoco derrotado”, aseguró antes de celebrar que algunos miembros relevantes del partido aplacasen su deseo de postularse en aras de la cohesión. “En el congreso habrá personas que den un paso al frente, pero también habrá personas que den paso a un lado. Ambas decisiones son igual de importantes. Sin la gente que da un paso a un lado, no habría nadie que diese un paso al frente”, sostuvo en un acto que reunió a un centenar de personas en un hotel de Santiago, el mismo en que el PPdeG ha celebrado sus últimas mayorías absolutas. También diferenció el proceso de los relevos en la oposición, pues el PPdeG “no se hace daño al decidir su futuro”.

“De este congreso saldrá un partido reforzado y fortalecido. Os pido que sigáis siendo el faro de la estabilidad en la política española”, añadió en la parte de su intervención en la que atacó al Gobierno central, especialmente por su negativa a bajar impuestos.

Mantener cohesionado el partido es la tarea que encomienda a su sucesor para lograr otra mayoría absoluta. “Si repetimos la fórmula del éxito de unidad, trabajo e ilusión, puede seguir habiendo mayorías”, trazó en un discurso en el que se emocionó varias veces y en el que hizo suya una frase de Mariano Rajoy, expresidente del PP y del Gobierno, en el reciente congreso de Sevilla que lo aupó al liderazgo estatal de los populares. “Pido para el próximo presidente del PPdeG el mismo apoyo que tuve yo, no más porque es imposible”, indicó.

Por su parte, Rueda evitó ante la prensa confirmar su candidatura a presidir el PP gallego. “Se están haciendo las cosas como hay que hacerlas, ordenadamente, planificadamente, con total respeto a los procedimientos del partido”, declaró antes de responder a la pregunta de si Feijóo le ponía deberes para al futuro. “El presidente nacional del partido también lo hacía cuando era presidente del PP en Galicia […] Hasta ahora nos ha ido muy bien”, zanjó.

Una sucesión “pactada en una mesa camilla”

La oposición criticó ayer la sucesión de Feijóo al frente de la Xunta, al considerarlo no solo un ejercicio de “continuismo puro y duro” de unas políticas que, creen BNG y PSdeG, perjudican a Galicia, sino que responde a la elección de “cuatro barones provinciales en una mesa camilla”. La portavoz nacional del Bloque, Ana Pontón, criticó el “continuismo” que supondrá la elección de Rueda, en una sesión de investidura que se fijará cuando Feijóo dimita como presidente, porque el legado de este “deja una Galicia que va a menos” y su sucesor ha formado parte de su gobierno desde 2009. Solo él y Rosa Quintana permanecen desde entonces en San Caetano.

Considera que Galicia “lleva tres meses sin gobierno”, lo cual supone una falta de respeto, alegó Pontón, a la ciudadanía. “Galicia necesita un nuevo ciclo en el que no cambien caras, sino que cambien las políticas”, añadió tras presentar una batería de medidas contra la crisis de precios que cifró en 700 millones de euros.

Por su parte, el secretario xeral del PSdeG, Valentín González Formoso, criticó que “cuatro barones provinciales en una mesa camilla” decidan “quién va a ser no solo el presidente de la Xunta, sino también un gobierno de componendas provinciales, que se aleja de la voluntad de los gallegos y gallegas, manifestada en las urnas no hace tanto tiempo”.

Una vez se cierre el relevo en la Xunta, se afrontará el del PPdeG, cuya campaña empezará oficialmente el día 30 de este mes. Durará diez días y finalizará el 9 de mayo de forma que al día siguiente se celebrarán las asambleas en que las bases votarán a al candidato a presidente del PPdeG y a los compromisarios.

Compartir el artículo

stats