La intervención del presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, ha retrasado uno de los debates más interesantes del pleno del Congreso de esta semana. Unidas Podemos, ERC y EH Bildu, los tres grupos principales con los que el PSOE ha forjado la mayoría de izquierdas de la Cámara, defenderán una proposición no de ley (PNL) sobre el Sáhara Occidental y su futuro este miércoles. Las posibilidades de que se termine imponiendo la paz aquí con el Partido Socialista existen, pero con condiciones.

El portavoz del PSOE en el Congreso, Héctor Gómez, manifestó este martes en rueda de prensa que su partido está en disposición de apoyar el párrafo de la discordia de la PNL. Explicó que se ajusta a las resoluciones de Naciones Unidas que los socialistas esgrimen para defender el giro dado en el Sáhara Occidental: de la neutralidad a un alineamiento con Marruecos.

0a415f6f 388f 4872 9b0c e08b5be32342 16 9 aspect ratio 50p 0

0a415f6f 388f 4872 9b0c e08b5be32342 16 9 aspect ratio 50p 0 EFE

Ahora bien, el respaldo del grupo que dirige no está garantizado aún porque la negociación se va a alargar como consecuencia del aplazamiento del debate de la iniciativa. 24 horas más tienen los grupos proponentes para decidir si aceptan algunas de las enmiendas registradas por otras formaciones.

Fuentes parlamentarias conocedoras de tales negociaciones han informado a El Periódico de España que el párrafo de la PNL que votará el pleno encaja con el postulado del PSOE, pero si se viera alterado porque los firmantes pactan una transacción con otro grupo, el párrafo ya no encajaría. Dos enmiendas preocupan al grupo socialista, según indican las mismas fuentes: la del PNV y la de Cs. Si Unidas Podemos, ERC y EH Bildu aceptaran una, el PSOE se saldrá del apoyo, y puede incluso que de una opción que ha ido ganando peso hasta la fecha: la abstención.

Efectivamente, apuntan las fuentes, esto barajan los socialistas. Abstenerse evitaría que la soledad fuera tan dolorosa, en caso de que ese escenario se produzca. Todo apunta a que el PP, al final, votará a favor de la PNL, siempre y cuando no se incluyan planteamientos inasumibles. Muchos condicionales aún, aunque algunos al menos se mueven en dilemas. El PSOE, por ejemplo, que tiene a un lado la abstención y al otro, el apoyo.

El punto que votará el Congreso es éste: "El Congreso de los Diputados ratifica su apoyo a las resoluciones de la ONU y a la Misión de Naciones Unidas para el Referéndum en el Sahara Occidental (MINURSO), en el convencimiento de que solo el diálogo, la negociación y el acuerdo llevado a cabo de buena fe y de manera constructiva, conforme al Derecho Internacional, ayudarán a alcanzar una solución política justa, realista, viable, duradera y aceptable por ambas partes al conflicto político en el Sahara Occidental".

Argumentan fuentes de la negociación que un texto así no puede molestar al PSOE, y así es. No le molesta. Incluso puede que lo apoye.

El diputado de Unidas Podemos, Pablo Echenique, asiste a la sesión de control al Gobierno celebrada este miércoles en el Congreso de los Diputados. EFE

Para ello, ha pedido a Unidas Podemos, añaden las fuentes, que no apoye el planteamiento del PNV, que, además de ese párrafo, solicita agregar una alusión a la "disconformidad" del Congreso con el "cambio de postura del Gobierno". "Un giro radical y unilateral -recalca el grupo vasco- que al apostar sin ambages por el plan de autonomía marroquí del año 2007 supone alinearse con las aspiraciones del Reino de Marruecos de considerar como propio el territorio del Sáhara Occidental".

La formación que dirige en el Congreso Aitor Esteban plantea, además, que el Congreso formule un reconocimiento del derecho de autodeterminación del pueblo saharaui y ratifique que "todas las opciones, incluida la independencia" son legítimas.

Debate político

La proposición no de ley es una figura parlamentaria que fomenta debates políticos, carentes de alcance legislativo. Si saliera adelante, el Gobierno no tiene que darse por concernido, como hace cualquier gobierno ante iniciativas así.

Pero al simbología puede causar dolores de cabeza si la votación depara que un bloque compacto, unido para la ocasión, confronta con el partido mayoritario. El presidente, Pedro Sánchez, viajará a Rabat el jueves para, precisamente, simbolizar el nuevo rumbo de las relaciones entre los países vecinos, últimamente a la gresca, a raíz del ingreso en un hospital de Logroño de Brahim Ghali, del Frente Polisario. La crisis migratoria de mayo en Ceuta fue la respuesta de Marruecos.

Edmundo Bal.

Si al final el PSOE se queda solo, o aislado, en la oposición a la PNL, la visita de Sánchez se enturbiaría. Es algo que mejor evitar, de ahí que el Partido Socialista haya intensificado las gestiones y las conversaciones para conseguir que la PNL no experimente cambios.

La enmienda del PNV, muy crítica con el Gobierno, se daba por descontada porque Aitor Esteban así se ha mostrado desde que conoció la noticia. La de Cs no tanto. La formación liberal ha pedido añadir a este texto una exigencia para "llevar a cabo" con urgencia "todas las medidas diplomáticas necesarias para devolver el estado de las relaciones bilaterales con Argelia a su normalidad".

Así que en las propuestas del PNV y de Cs están los límites del territorio en el que PSOE y Unidas Podemos sellen la paz sobre la política a seguir en el Sáhara Occidental.