La madrileña plaza de Cibeles se ha quedado grande para la movilización convocada por Vox y por su sindicato hermano, Solidaridad. El partido ultra ha logrado concentrar a unos pocos miles de ciudadanos en su intento por capitalizar el descontento social ante la subida de precios de la energía. Entre cánticos de 'Sánchez, rata, queremos luz barata' auspiciados por los organizadores, Santiago Abascal ha clamado contra "fabrica de miseria" que supone el Gobierno de coalición.

"Hemos venido a señalar a los culpables, a echarles. Su futuro se ha acabado, pertenece a los patriotas, a la buena gente. Hemos venido aquí a recuperar nuestro futuro. Por eso hay aquí tanta buena gente, tantas familias", ha clamado el líder de extrema derecha ante un público que la Delegación del Gobierno ha cifrado en un millar de personas. Con solo la mitad de la plaza tomada por los manifestantes y sobre un ondeante mar de banderas españolas, Abascal ha concentrado en un discurso todas las críticas y ataques posibles contra Sánchez y su Ejecutivo.

Incluso, el líder de Vox se ha atrevido a repetir el bulo sobre los 20.000 millones que destinará el Ministerio de Igualdad desde 2022 y hasta 2025 a los permisos de paternidad y a medidas similares centradas en la natalidad. Abascal ha clamado contra esta partida presupuestaria "en mitad de la ruina" que está viviendo la ciudadanía, omitiendo que es un presupuesto imprescindible para favorecer la construcción de familias.

Los sindicatos

En el centro de los reproches también han estado los sindicatos CCOO UGT. El presidente de Solidaridad, Rodrigo Alonso, les ha acusado de ser "los enemigos de los trabajadores de España" y de ser unos "vendeobreros". "Aquellos que se les llena la boca hablando de nuestros derechos sociales son los que dilapidan nuestros impuestos en mantener macroinfraestructura sindicales mafiosas. Subvencionan una paz falsa. Subvencionan la corrupción de UGT y de CCOO", ha sentenciado.

Momentos antes de la movilización, el ministro de Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Félix Bolaños, ha asegurado que la concentración convocada "por la ultraderecha" contra la subida de los precios de la energía y los suministros es algo "triste". "No son patriotas, son alborotadores", ha sentenciado.