Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Primer acto de precampaña

Mañueco imita a Ayuso: busca el voto anti-Sánchez y denuncia "ataques" del Gobierno a Castilla y León

Mañueco se dirige a alcaldes del PP de Castilla y León mientras Casado interviene por videoconferencia, este sábado en Salamanca.

Las elecciones en Castilla y León deberían haberse celebrado en mayo del 2023. Pero el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco (PP), denunció la sospecha de que Ciudadanos iba a aliarse con el PSOE en una nueva moción de censura y decidió adelantarlas al próximo 13 de febrero. Este sábado el candidato conservador organizó su primer acto oficial de precampaña y confirmó la estrategia que en las últimas semanas ya ha empezado a hilar: Mañueco quiere recoger en las urnas el voto contra el "sanchismo" y contra un Gobierno central que perpetra "ataques" contra Castilla y León. Las declaraciones de Alberto Garzón sobre la calidad de la carne de las macro-granjas destaca en la lista de agravios. En el fondo (en las formas, es más contenido), Mañueco copia el guion que su compañera de filas Isabel Díaz Ayuso, que también adelantó los comicios, protagonizó ante el jefe del Ejecutivo y que tan buen resultado electoral le dio en Madrid en mayo.

El dirigente organizó una reunión con los alcaldes de su partido en la comunidad y el líder del PP, Pablo Casado, que dio positivo por covid el día 2, pero se encuentra bien, participó por videoconferencia. El gran acto del partido se celebrará el próximo fin de semana, con la convocatoria del congreso regional, una excusa para jalear a los simpatizantes porque Mañueco ya ha sido propuesto como candidato cumpliendo la ley electoral. Allí se darán cita todos los barones y la dirección confía en que ninguno desvíe la atención y todos remen en favor de unas elecciones con las que Casado aspira a rebajar las ínfulas de Ayuso e iniciar su camino hacia la Moncloa.

En su discurso, Mañueco fue al grano: "Conmigo no valen chantajes. Yo no soy Sánchez, soy un presidente serio". El dirigente pidió a los alcaldes que se multipliquen porque necesitan "una movilización sin precedentes" para "concentrar el voto en el PP", nada de coger la papeleta de Cs o Vox, les vino a decir, porque su deber es evitar que Castilla y León sea "pasto del sanchismo".

¿Qué mensajes dedicó a su contrincante socialista, Luis Tudanca? Pues que ha estado siempre "más preocupado de defender a Sánchez que de proteger los intereses de Castilla y León". "Tudanca es sanchismo en esencia pura", remató. Este domingo, anunció a los que le escuchaban, va el presidente del Gobierno a hacer precampaña. Con sorna, le recomendó que llevara también a sus "socios, a los de ERC y Bildu, concretó, para que expliquen su proyecto de país. "Nosotros sí creemos en la unidad de España", afirmó.

Llegados a ese punto lanzó su lista de "ataques" a Castilla y León: recordó que el Supremo condenó al Estado a pagar a la comunidad el IVA de 2017, denunció que el Gobierno ha prohibido cazar lobos al norte del Duero, se quejó de "subidas de impuestos inexplicables", afirmó que Sánchez ha "agraviado" a esa autonomía en los Presupuestos, habló de "ataques" a la automoción, el sector remolachero y la estación de Navacerrada y cerró con el "nuevo ataque" a la ganadería de carne. "Garzón no puede seguir ni un minuto más de ministro", afirmó, en una petición de dimisión que Casado volvió a plantear minutos después. El líder del PP defendió su estilo de oposición, subrayó que Sánchez no le ha llamado ni una sola vez para abordar la reforma laboral y le insistió en que no va a apoyarla pese a que solo ha "derogado" el "10%" de la que hizo Mariano Rajoy.

Compartir el artículo

stats