Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Defensa

Una fábrica asturiana opta a construir tanques para el ejército checo por 2.000 millones

De elegir el carro de combate fabricado en Oviedo, el ministerio de Defensa checo se haría con una variación del que utiliza el ejército español

Instalaciones de la Fábrica de Armas de Trubia.

El Ministerio de Defensa de la República Checa está valorando la oferta presentada por la fábrica asturiana de armas GEDLS-Santa Bárbara Sistemas para hacerse con un lote de 210 carros de combate. Si las cosas salen bien para la multinacional, que pugna con otras dos grandes firmas de armamento europeas, la Fábrica de Armas de Trubia seguirá apuntalando su viabilidad y rentabilidad hasta finales de la década.

Si Santa Bárbara se hace con la licitación, la factoría de la villa cañonera se convertiría en la casa de montaje de otro gran lote de tanques. El contrato del ejército checo está valorado en 2.000 millones de euros. El ejecutivo de la República Checa quiere dejar los trámites resueltos antes de sus elecciones parlamentarias, que se celebrarán entre el 8 y el 9 de octubre, por lo que Trubia podría despejar su futuro en el plazo de un mes.

De elegir el carro de combate fabricado en Oviedo, el ministerio de Defensa checo se haría con una variación del que utiliza el ejército español. El ejército de Eslovaquia tiene la misma idea, y Santa Bárbara también quiere hacerse con ese contrato. En abril de este mismo año, la empresa sometió a diversas pruebas en suelo eslovaco su modelo del “Pizarro” que, para su comercialización en el extranjero, lleva por nombre “Ascod”. La renovación de las flotas de blindados de estos países pretende dejar atrás los vehículos de factura soviética y ajustarse a los parámetros exigidos por la OTAN.

La Fábrica de Armas de Trubia plantea tener dos líneas de producción, uno de blindados de ruedas y otro de cadenas. De imponerse a sus dos competidoras por hacerse con el macrocontrato checo, Santa Bárbara deberá seguir ampliando su plantilla con nuevas contrataciones. El impacto de la factoría trubieca en el tejido económico del Principado no solo se refleja en el empleo. Según los datos del informe de la multinacional, la facturación de los proveedores de la empresa en el Principado de Asturias ascendió durante el año 2020 hasta los 28,01 millones de euros. Lo que supone un aumento significativo desde la publicación de las anteriores cuentas anuales de la empresa, cuando dicha cifra se quedó en los 16,69 millones. En total, según el desglose de los números de la multinacional, en el Principado tienen hasta 165 proveedores. Asturias es la segunda región con más proveedores para la empresa, solo por detrás de Madrid.

Santa Bárbara parece enderezar su viabilidad. “Estamos en un ciclo de crecimiento”, aseguran fuentes de GDELS. A pesar de una paralización temporal de su producción a causa de la pandemia, la empresa terminó 2020 con ventas por 277 millones de euros. En un informe de Santa Bárbara con fecha de este verano también se habla de la cartera de pedidos con los que cuenta actualmente la sociedad, que asciende hasta los 1.479 millones de euros. Estas cifras podrían crecer si los ejércitos checo y eslovaco se hacen con los carros de zapadores fabricados en Trubia.

Los pedidos

Aunque los dos nuevos pedidos internacionales darían trabajo en Trubia hasta 2027, la planta tiene garantizada su continuidad hasta entonces con la fabricación del 8x8 “Dragón” para el Ejército de Tierra español. Dicho contrato, con el que se hizo la empresa TESS-Defence el pasado año, dejará en las cuentas de Santa Bárbara 733,3 millones de euros por la fabricación del primer lote de blindados. La previsión del Ministerio de Defensa, que ha encargado en una primera fase 348 vehículos, es llegar a través de sucesivos contratos hasta los mil carros de combate. Este último extremo dependerá de la disponibilidad presupuestaria del gobierno para los próximos años.

Al margen quedan dos recursos judiciales contra la adjudicación de la torre de armas y del sistema de radio de los “Dragón”. De enquistarse, podrían poner en peligro el calendario dibujado por el departamento de Margarita Robles. Según las fuentes consultadas, en el corto plazo, dichas batallas judiciales de dos empresas descontentas no ponen en peligro la fabricación de las barcazas que se realiza en la factoría trubieca, al menos para el primer lote de blindados.

Los vehículos de zapadores que podrían utilizar los ejércitos de la República Checa y Eslovaquia ya han cruzado fronteras antes. El 22 de diciembre de 2020 Santa Bárbara firmó con la empresa israelí Elbit Sistems el suministro de 20 unidades de los blindados ligeros para los años 2021 y 2023. Este pedido deja otros 47,7 millones de euros en las cuentas de Santa Bárbara.

Ahora, la multinacional que gestiona la planta trubieca deberá superar el último examen del ministerio de defensa checo. Además de GDELS-Santa Bárbara Sistemas se han presentado la británica BAE Systems y la alemana Rheinmetall. Las dos últimas son dos de las firmas más potentes del continente en producción armamentística. Los blindados de las tres multinacionales ya han superado las pruebas técnicas en territorio checo y, ahora, los técnicos de su ministerio de Defensa tienen un mes para valorar las ofertas. Entre los requisitos impuestos por los checos está la participación de la industria local, Santa Bárbara habría alcanzado ya un acuerdo con la empresa Czechoslova Group para llevar a cabo el proyecto si finalmente se hace con la adjudicación.

El futuro de Trubia por lo pronto está asegurado. la Fábrica de Armas, propiedad del Ministerio de Defensa, está en manos de Santa Bárbara en régimen de alquiler, al igual que su otra factoría, localizada en Sevilla. El último contrato con el departamento ministerial para su uso se firmó en 2016 y vencía este mismo año. La empresa ya ha comunicado a Defensa su voluntad de ejercer su derecho a la prórroga y seguir en el municipio ovetense, en un principio, por cinco años más. Aun así, no se espera que entonces la empresa pueda salir de Trubia. Los planes a largo plazo del 8x8 “Dragón” exceden los tiempos del arrendamiento del recinto fabril.

Santa Bárbara se encarga en Trubia de la fabricación, mantenimiento y repa ración de armas y sistemas de armamento. A su vez, se dedica a la fabricación de barcazas, torres y componentes de vehículos blindados. Así mismo se fabrican componentes metálicos de municiones de artillería y de estructuras metálicas mecanizados de piezas de precisión.

Compartir el artículo

stats