La constitución de la Mesa del Congreso de los Diputados será la primera prueba para determinar la sinergia entre el PSOE, Sumar y los partidos nacionalistas. La antesala de lo que será la gran negociación para poder armar una mayoría suficiente para investir a Pedro Sánchez como presidente del Gobierno, sin olvidar que el horizonte de nuevas elecciones sigue abierto. En las últimas horas dirigentes del PSOE se han encargado de transmitir a los periodistas de política dos mensajes concretos. Por un lado aseguran que habrá pacto para la Mesa, que estará presidida por un socialista. Por el otro, los dos nombres que más suenan son el ministro de Presidencia, José Félix Bolaños, y la expresidenta del Govern y ahora diputada en Madrid, Francina Armengol.

"Los socialistas buscan un perfil que tenga el visto bueno de los nacionalistas. De ahí que, pese a la fortaleza del PSC en las últimas elecciones generales, casi se descarte que sea alguien de las filas socialistas catalanas, para que ERC y Junts puedan digerir mejor el nombramiento. En esa terna se han deslizado nombres como el de la expresidenta de Baleares, Francina Armengol, o el exlehendakari Patxi López, que fue un eficaz portavoz del grupo socialista en el Congreso la pasada legislatura", avanza El Periodico de España. "Su nombre ha empezado a circular al ser una política con sensibilidad hacia los nacionalismos", escribe El Mundo. "Fuentes cercanas a las negociaciones incluyeron el nombre de Francina Armengol como posible candidata", detalla La Vanguardia. "Los socialistas tienen en mente buscar un perfil del agrado de sus socios. Francina Armengol entra en ese marco y suena mejor para ERC que Bolaños", añade El Confidencial. "Se están barajando nombres como el del propio Bolaños o, incluso, el de la expresidenta balear Francina Armengol. Desde ERC reconocen que prefieren un perfil como el de Armengol, por el componente territorial, frente al de Bolaños", apostilla El Español.

El último mallorquín en ocupar esta posición fue Félix Pons, fallecido en 2010. Ostentó el cargo entre 1986 y 1996, después de pasar por el ministerio de Administración Territorial en la primera legislatura de Felipe González.

La dirigente socialista cuenta con una ventaja: ya conoce a los principales líderes tanto de ERC como de Junts, incluso del PNV. Ha mantenido reuniones durante todos estos años como presidenta autonómica con Carles Puigdemont, Pere Aragonès y ha coincidido con el lehendakari vasco Íñigo Urkullu. Este miércoles, en su primera aparición pública en Madrid como diputada, aseguró que no está "en la fase" de ser presidenta del hemiciclo, aunque su mensaje posterior fue interpretado como un avance: "Venimos a aportar esa visión progresista de izquierdas desde una región periférica porque España es mucho más que Madrid, tenemos mucho que aportar porque he gobernado con un pacto que ha dado sus frutos para los ciudadanos y tengo mucha experiencia política".

Armengol ha sido una de las pocas dirigentes que se ha mantenido fiel a Pedro Sánchez en los últimos años, una posición que ha sido valorada muy positivamente en Ferraz. La socialista reitera que quiere ser candidata en Baleares en los comicios de 2027, y su llegada a la presidencia de la Cámara Baja sería un importante trampolín tanto político como mediático. Sánchez ha convocado a todos sus diputados el próximo día 16, un día antes de la constitución de la Cámara, y se prevé que ese mismo día se confirme el nombre de la candidata o candidato socialista.