La Asociación de Hoteleros de Playa de Palma volverá a contratar a un detective privado ante «el descontrol» que hay en el destino otra temporada más en la que se está infringiendo la normativa contra el turismo de excesos. Además, advierten que hay un «vacío de poder» fruto el cambio en las administraciones tras las elecciones municipales del 28 de mayo. 

El verano pasado ya recurrieron a contratar a un investigador y en tan solo nueve días detectó 812 incumplimientos contra el decreto de turismo de excesos y otras normas municipales. De nuevo el detective se centrará en demostrar con vídeos las infracciones. 

«No hay un solo policía tomando decisiones y nadie da instrucciones», se lamenta José Antonio Fernández de Alarcón, presidente en funciones de la patronal, y las normativas «no se están aplicando».

Denuncia que se vende alcohol en comercios fuera de las horas permitidas, se hacen botellones en la playa y la suciedad campa a sus anchas por el destino, en la conocida como calle del Jamón desde las seis de la tarde, entre otras infracciones.