Día del Periodista 50% DTO. Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Govern expedienta a Son Fusteret por no dejar entrar alimentos

Los propietarios del recinto alegan motivos de seguridad para limitar que se introduzcan en el recinto algunos recipientes - La propuesta de sanción por parte de la Dirección General de Consumo es de 22.000 euros

El Govern expedienta a Son Fusteret por no dejar entrar alimentos B. ARZAYUS

El Govern balear ha abierto un expediente sancionador contra Trui Son Fusteret por no dejar introducir en el recinto alimentos y bebidas, y limitar el consumo de los mismos a los que se venden en su interior. La propuesta de sanción por parte de la Dirección General de Consumo es de 22.000 euros, al considerar que se ha incurrido en una falta de carácter grave.

La apertura del citado expediente se produce tras una denuncia recibida por parte de una espectadora a la que se le prohibió la entrada de un bocadillo en esas instalaciones, al tiempo que se vendían alimentos en su interior.

El director general de Consumo, Félix Alonso, ya había anunciado hace dos meses el inicio de una campaña de controles contra aquellas instalaciones que, sin tener como principal actividad los servicios de restauración, vetaban a sus clientes la entrada de bebidas y alimentos, pero sí los vendían en su interior.

Alonso consideró que ese comportamiento vulnera la legalidad vigente, pero además supone un trato discriminatorio, dadas las dificultades económicas por las que están atravesando muchas familias debido al aumento de los costes y a que los precios con que se venden esos alimentos dentro de los recintos suelen ser más elevados que los del exterior.

En ese momento, la primera empresa expedientada fue el parque acuático Hidropark Alcúdia, al que ahora se suma el caso del recinto de conciertos de Son Fusteret.

En este último caso, la propuesta de sanción es doble, dado que se impulsa por considerar que «se impone unilateralmente al consumidor una cláusula que limita su capacidad de elección en relación con los productos o servicios accesorios no solicitados, sin que la actividad principal del mencionado recinto sea comercializar esos productos o servicios, sino que es el de ofrecer conciertos y otros eventos culturales», pero también por exigir a los clientes que renuncien al fuero que les pudiera corresponder. Este última infracción se debe a que los consumidores, si quieren denunciar a Son Fusteret, pueden elegir el Juzgado que deseen en su ciudad de origen, pero se incluye una cláusula que les obliga a que lo hagan en los de Palma, la cual es considerada «abusiva».

De esta forma, la propuesta de multa es de 11.000 euros por cada uno de los dos hechos imputados. Ahora se abre la posibilidad de que la empresa expedientada presente sus alegaciones.

Argumentos de Trui

El director del grupo Trui, Miki Jaume, señaló que sus servicios jurídicos están analizando actualmente el expediente para presentar dichas alegaciones, aunque aseguró que se «hará lo que sea necesario por el bien de los consumidores».

Sin embargo, subrayó que el principal motivo de ese veto es evitar que se introduzcan envases que puedan suponer un riesgo para la seguridad en el caso de ser lanzados contra el artista que está actuando o contra otras personas del público (como podría ser una lata llena de bebida o una botella de cristal), y alimentos que puedan ocultar algún objeto peligroso. En este sentido, señaló que ésta es una exigencia que presentan muchos promotores y artistas a la hora de contratar una actuación.

Consumo muestra predisposición a analizar la seguridad

El director general de Consumo, Félix Alonso, expresó su predisposición a atender las alegaciones que Trui pueda presentar ante el expediente a Son Fusteret relacionadas con la seguridad, y consideró que podría ser válido el argumento relativo al veto de algunos envases peligrosos, como latas o botellas de cristal, aunque añadió que estas prohibiciones no tienen por qué afectar a todos los alimentos que puedan introducirse en el recinto. Así, recordó que en los estadios de fútbol sí se aplican criterios que diferencian entre los objetos que pueden suponer un peligro y los que no.

Compartir el artículo

stats