Suscríbete Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Primera demanda contra el Govern por una muerte por covid

El viudo de una mujer joven de 25 años acusa a la administración sanitaria de no haber ofrecido una atención médica adecuada

La mujer falleció cuando estaba ingresada en el hospital de Son Espases. Manu Mielniezuk

La conselleria de Salud del Govern se enfrenta a la primera reclamación judicial, en la que se solicita la responsabilidad de la administración sanitaria por la muerte de una paciente por covid. Es una demanda que está en fase de tramitación en un juzgado contencioso y que ha sido presentada por el viudo de la fallecida, junto a su hijo menor.

La paciente que falleció por la infección vírica contaba solo con 25 años. Había nacido en Colombia, pero residía en Mallorca junto a su familia. A simple vista no presentaba ninguna enfermedad grave. Gozaba de buena salud, según su esposo, salvo que de vez en cuando padecía alguna migraña.

La mujer llevaba varios días indispuesta pero no fue hasta el día 13 de diciembre de 2020 cuando acudió por primera vez al centro de salud para que la atendiera un médico. Su estado hacía sospechar que podría haberse infectado de covid, teniendo en cuenta que en ese momento Baleares sufría una importante ola de la pandemia. Un test rápido de antígenos confirmó las sospechas. La mujer se había contagiado, pero según los sanitarios que la atendieron, por su estado, con leves síntomas de fiebre, no era necesario que se la ingresara. El médico le indicó que regresara a su casa y allí se incomunicara, teniendo en cuenta que vivía con otras personas, entre ellas un menor. También se le indicó que se le realizaría un seguimiento telefónico, para comprobar la evolución de la infección.

Según la documentación médica que ha aportado la autoridad sanitaria, en el caso de esta paciente se aplicó el protocolo que en aquel momento existía para atender a los pacientes de covid. Un protocolo que se basaba en realizar un seguimiento de los contagiados.

La paciente no mejoró con el tratamiento farmacológico que le recomendó el médico. A los días siguientes fue empeorando, hasta el extremo de que su marido decidió avisar a una ambulancia. Cuando los sanitarios acudieron al domicilio confirmaron el mal estado de la mujer y acordaron su traslado al hospital de Son Espases.

Al llegar a la clínica la mujer mantenía el conocimiento. Tenía problemas para respirar, lo que evidenciaba que el contagio se había extendido. Ingresó en la unidad de medicina interna del hospital.

Mientras la mujer ya estaba hospitalizada, desde el centro médico se continuó con el protocolo. Se llamó en varias ocasiones al teléfono de la paciente, pero nadie contestó a las llamadas. No había constancia de que había sido hospitalizada, dato que no se averiguó hasta días más tarde.

El ingreso de la mujer no logró detener el virus, sino todo lo contrario. La mujer fue empeorando. El virus fue afectando poco a poco a la mayor parte de sus órganos y apenas podía respirar. Al ir empeorando se optó por trasladarla a la UCI, donde se le facilitó un respirador.

Sin embargo, nada de lo que se hizo sirvió para que mejorara. El día 22 de diciembre la paciente sufrió una hemorragia cerebral, que le ocasionó la muerte.

El marido ha interpretado que su esposa no recibió el tratamiento adecuado, sobre todo al principio de la enfermedad, porque sostiene que su mujer era una persona muy joven, sin enfermedad previa y no entiende cómo pudo fallecer por el covid. Por ello, ha presentado una demanda patrimonial contra la administración sanitaria, reclamando una indemnización económica.

Antes de que el juzgado se pronuncie sobre esta demanda, dentro de la fase de tramitación, se ha solicitado un informe al Consell Consultiu. Para resolver la cuestión que se plantea en la demanda, el órgano consultivo ha solicitado a la conselleria de Salud toda la documentación que tenía sobre la atención a esta mujer. Se ha entregado toda la documentación médica, recogida desde el momento en el que acude ella al centro médico, seguida de los informes del hospital, unidos a los que detallan el empeoramiento de su estado. La Conselleria defiende la actuación del sistema de salud y niega que a esta mujer no se le facilitara toda la atención médica que precisaba, con independencia del resultado de muerte.

El Consultiu no aprecia motivo para indemnizar al viudo, ya que no aprecia ninguna negligencia médica.

Compartir el artículo

stats