Suscríbete Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Talento investigador para Cardiología de Son Espases

El fichaje de Xavier Rosselló hace ahora casi tres años se ha traducido en la publicación de 78 artículos científicos, el último de ellos en la «biblia» ‘New England Journal of Medicine’

El cardiólogo Xavier Rosselló posa en su consulta de Son Espases. HUSE

El cardiólogo Xavier Rosselló (Palma, 1984) trabaja en el servicio de esta especialidad de Son Espases desde hace ahora casi tres años ya que recaló en él en diciembre de 2019, pocos meses antes de que la pandemia de covid-19 trastocara de forma irremediable toda actividad sanitaria.

No obstante, llegó con unas condiciones «especiales»: Tan solo tiene que dedicar el 50% de su jornada laboral a tareas asistenciales mientras que el resto de su tiempo puede dedicarlo a la investigación y potenciar esta faceta en un servicio médico al que la actividad diaria se lo come por los pies pese a su ajustada plantilla de adjuntos.

«Me contrataron para potenciar la investigación en el servicio», corrobora el doctor Rosselló en un momento de gran satisfacción ya que la revista New England Journal of Medicine, «la auténtica Biblia de las publicaciones científicas en materia de sanidad», la define, le acaba de publicar un artículo.

Pero hasta la consecución de este hito, este cardiólogo mallorquín no ha estado de brazos cruzados. Detalla que en el año 2020 (se incorporó en diciembre de 2019) ya publicó 21 artículos que se incrementaron hasta los 33 de 2021 y los 24 que hasta el momento han visto la luz en publicaciones científicas en este ejercicio, incluido el de la prestigiosa revista de la Sociedad Médica de Massachusetts (EE UU).

Este último trabajo lo ha firmado como coautor junto a la University de Oxford y ha consistido en una evaluación de un fármaco, la empagliflozina, que inicialmente salió al mercado como tratamiento para la diabetes tipo 2 (que se diagnostica a edad más tardía y no suele requerir de inyecciones de insulina), en pacientes con enfermedad renal crónica.

«Trabajamos con una cohorte de 6.609 pacientes durante dos años. A la mitad de ellos les suministramos empagliflozina y a la otra mitad un placebo (sustancia que carece de actividad farmacológica). Los resultados que obtuvimos fueron que tan solo el 13% de los participantes que tomaron el fármaco empeoraron o fallecieron durante el estudio mientras que estas circunstancias acontecieron en el 17% de los participantes a los que les suministramos un placebo», diferencia. Y, con estos porcentajes, la conclusión del estudio experimental es que la mortalidad cardiovascular de los pacientes con una enfermedad renal crónica que toman este fármaco se reduce en un 28%.

Hace cuatro años se realizó otro estudio que concluyó que este fármaco diseñado para tratar la diabetes también mejoraba la supervivencia de personas con patologías cardiovasculares y ahora lo ha hecho también respecto a los pacientes con problemas renales.

Estudio aparte, el doctor Rosselló revela que es el único adjunto del servicio de Cardiología de Son Espases que disfruta de esta dedicación parcial para la investigación. «Sí, el único aunque de forma parcial trabajan conmigo doctorandos o postdoc», matiza.

La fórmula elegida por el hospital de Son Espases para elevar el caudal investigador de un servicio que en muchas ocasiones está desbordado para atender las patologías coronarias de sus usuarios le parece la idónea.

«Yo procedo de entornos muy competitivos, lo que te ayuda a generar un perfil muy profesional y muy diferente», señala revelando que realizó la residencia para obtener la especialidad en el hospital Sant Pau de Barcelona, que trabajó en el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC) de Madrid antes de emigrar durante cuatro años a Londres donde obtuvo el doctorado en la University College of London. «He trabajado durante cinco años como cardiólogo en el Sant Pau y seis como investigador», resume su bagaje.

Y recomienda repetir la fórmula. «Hay que captar talento formado fuera de aquí, que haya aprendido de otras personas para generar una masa crítica de investigadores. De igual manera, los investigadores formados aquí deberían salir y adquirir conocimientos antes de volver porque esta es la única manera de volver», concluye confiando en que él mismo pueda llegar a formar a investigadores en Son Espases para perpetuar una labor clave para mejorar la calidad asistencial.

Pandemia | Ni más infartos ni mayor mortalidad

El cardiólogo Xavier Rosselló revela que en un estudio realizado en 83 centros sanitarios de todo el país se concluyó que durante los meses más duros de la pandemia no se produjeron más infartos ni se dio un incremento de la mortalidad por esta causa.

«Lo que sí parece es que las personas que habían sufrido un episodio de este tipo aguantaban más tiempo en su casa tras los primeros síntomas. Desconocemos si por miedo a contagiarse de la covid-19 en el hospital o si porque los servicios de ambulancias estaban colapsados. Se produjeron los mismos infartos pero eran atendidos con más demora», señala.

Compartir el artículo

stats