50%DTO ANUAL BLACK FRIDAY Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La banca cierra en Mallorca un tercio de sus sucursales

En el archipiélago hay abiertas en estos momentos un total de 460 oficinas bancarias

Sucursal cerrada frente a la sede de la Cruz Roja en Palma. Manu Mielniezuk.

Balears ha perdido un tercio de sus sucursales bancarias desde la irrupción de la covid-19 en el país. En junio de este año, el Banco de España contabiliza un total de 460, mientras que en marzo de 2020, cuando se declaró el estado de alarma, había abiertas 678. El proceso de reestructuración bancaria, además de un mayor uso de las tarjetas en detrimento del efectivo, ha derivado en un desplome del número de cajeros automáticos disponibles que se ha acelerado con la pandemia.

Según el presidente de Consubal, Alfonso Rodríguez, estos cierres perjudican a los servicios que se ofrecen a los clientes, impactando sobre todo sobre la gente más mayor. Geográficamente, «afecta más a los pueblos y a las periferias. Por ejemplo, en Son Gotleu y Pere Garau han echado la persiana muchas, mientras que se mantienen en Jaime III o la zona de plaza de España», señala. «Se están centrando donde hay poder adquisitivo en perjuicio de barrios más humildes». 

«Correos ha sacado a concurso al banco que más dinero le ofrezca montar dispensadores en sus oficinas», señala. 

Rodríguez sostiene que hay pueblos de la isla en los que no hay ni un solo cajero.

Si se pone la lupa sobre Palma, el dato principal es que la capital ha perdido la mitad de sus sucursales en los últimos siete años. 

Estos cierres se deben a un efecto combinado de factores coyunturales: el ajuste de los excesos de la burbuja inmobiliaria y financiera, los tipos oficiales negativos que deprimían los ingresos y un cambio estructural con la creciente digitalización de la economía y la sociedad. 

Compartir el artículo

stats