Día del Periodista 50% DTO. Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La sumisión química no es el único problema que involucran los pinchazos

Con estas agujas se puede producir el contagio de enfermedades infecciosas como la Hepatitis B o el VIH

Uno de los puntos Lila en Marratxí. IBDONA

«Los pinchazos no existen solo para provocar sumisiones químicas, están ahí porque estos hombres quieren intimidar a las mujeres para recordarles ‘quien manda’, mediante estos actos machistas», asegura Maria Durán, directora del IBDona. Además, desde el instituto se pide que las mujeres asistan al hospital más cercano, ya que después de seis horas la droga desaparece sin dejar rastro. Otras recomendaciones son no permanecer sola, pedir ayuda en caso de pinchazo, llamar al 112 y presentar la correspondiente demanda.

Sin embargo, la introducción de drogas mediante estas agujas ya no es el único riesgo que pueden sufrir las personas, también existe el peligro de la transmisión de enfermedades como la Hepatits B o el VIH. «Es importante recordar que la sumisión forzada es más vista a través de pastillas en las bebidas, por lo no se deben perder de vista», apunta la directora.

Entre las soluciones que presenta el Govern se encuentran acuerdos con locales de ocio para la revisión de cámaras, donde además se pueden encontrar salas especiales para recibir a víctimas. Por otra parte, desde las carpas del No i Punt! y los Puntos Lilas se comparte información y refugio para las mujeres que lo deseen. Durán afirma que varios grupos de gente ya se han acercado a estos lugares pidiendo información sobre que pueden hacer para protegerse. 

Compartir el artículo

stats