Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Catalina Cladera no piensa recular con el patrocinio al Mallorca pese al ultimátum lanzado por Més

Los nacionalistas remiten una carta a la presidenta con su postura inamovible de «revocar el acuerdo», mientras en el PSIB consideran que es difícil negociar con «amenazas sobre la mesa»

Catalina Cladera reunirá hoy a sus dos vicepresidentas, Bel Busquets (Més) y Auropa Ribot (Podemos), para negociar la crisis: D.M.

En la tarde noche de ayer Catalina Cladera, presidenta del Consell, y su equipo tenía claro que no pensaban dar marcha atrás al acuerdo con el Real Mallorca. El mismo por el cual Consell, Govern y ayuntamiento de Palma le dan 1,8 millones al equipo Bermellón para que Son Moix siga llamándose Visit Mallorca Estadi. Todo ello, pese al ultimátum lanzado por Més mediante una carta. En ella exigen revocar la decisión para abordar la reunión de crisis del Pacto convocada para el día de hoy.

Catalina Cladera y su equipo consideran difícil abordar una negociación para buscar consensos con un «ultimátum y amenazas» sobre la mesa, recordando las palabras del líder de Més, Lluís Apesteguia, de que «habría consecuencias». Así entienden desde el PSIB-PSOE la carta y la postura de Més en esta cuestión. La presidenta del Consell se ha mostrado abierta a estudiar y analizar el acuerdo, pero la postura nacionalista es inamovible y ellos tampoco están dispuestos a recular.

Més remitió ayer una carta a la presidenta del Consell de Mallorca, redactada en tono conciliador, pero que al final lanza un ultimátum explícito: «Nuestra propuesta es clara, se la hemos hecho llegar de forma pública y privada. El acuerdo con el Mallorca se debe revocar». La misiva de Més es a raíz de la reunión de todos los partidos del Pacto que ha convocado Catalina Cladera para intentar reconducir la crisis que se ha desencadenado en el equipo de gobierno del Consell a consecuencia de este patrocinio con el Mallorca.

Més dispuesto a salir del Pacto

Las nacionalistas necesitan un gesto hacia sus bases para que no les ocurra lo mismo que con la autopista de Llucmajor a Campos durante la pasada legislatura y, en caso de no producirse, no descartan salir del equipo de gobierno del Consell. Esta posibilidad ya se ha hecho llegar a sus socios de gobierno. En el PSIB consideran que toda esta crisis es un movimiento «de desmarque electoral» de Més y Podemos.

La dirección nacionalista que comandan Lluís Apesteguia y Jaume Alzamora tienen claro que, en el caso de que el PSOE y Cladera no rectifiquen, automáticamente convocarán la asamblea del partido. Este órgano solo se convoca para las ocasiones especiales de forma extraordinaria. Se propondrá a la asamblea que voten si salen o no del Pacto del Consell tras lo que consideran una «deslealtad» de los socialistas. Incluso, hay sectores en el partido dispuestos a abandonar también el Govern y el ayuntamiento de Palma. La asamblea esta formada por la representación de las bases y la postura de la militancia de Més al respecto es clara: Abandonar la institución en caso de no haber rectificación. Los nacionalistas esperan al resultado de la reunión de hoy para activar sus máximos órganos de decisión.

Més exige que el Consell de marcha atrás con el acuerdo con el Real Mallorca y se destinen los 1,8 millones a todos los clubs deportivos de Mallorca. «La lealtad debe ir acompañada de la sinceridad. Y por eso, con relación a la citada reunión le hacemos llegar un par de consideraciones previas de las cuales usted ya es conocedora», asevera de forma contundente la carta que está firmada por el conseller y secretario general de Més, Jaume Alzamora, y la vicepresidenta insular Bel Busquets. «En el punto 106 de los Acords de Raixa -prosigue la misiva-, firmados personalmente por usted, se cita que impulsaremos un pacto por el turismo sostenible con criterios sociales, de contención y equilibrio territorial y paisajístico. Resulta evidente que la firma del convenio que nos ocupa no respeta esta voluntad. De hecho, la propuesta se aleja del consenso social y supone mantener un modelo de promoción turística con efecto llamada a la masificación».

La carta de Més asegura que están dispuestos a llegar a consensos, pero deja claro que es en base a su propuesta inamovible que no es otra que la de destinar los 1,8 millones de la Fundació Mallorca Turisme a un plan de apoyo a los deportistas locales. «La lealtad no puede confundirse con la sumisión. Así es como interpretamos la consecución de metas importantes en favor de la ciudadanía de Mallorca», recuerdan los de Més a la presidenta del Consell.

El PP exige respectar el acuerdo

El portavoz del PP en el Consell, Llorenç Galmés, mostró ayer su sorpresa con esta polémica porque «cuando Cladera se negó a iniciar una comisión de investigación sobre la explotación de menores tuteladas o a cesar la consellera Sofía Alonso por saltarse la cola de vacunación, tal y como pedía Més, los ecosobiranistas no pidieron tantas explicaciones». Galmés, avisaba a la presidenta insular, Catalina Cladera, que «no puede someterse a la voluntad minoritaria de Més y Podemos y tiene que respetarse el acuerdo».

Compartir el artículo

stats