Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cladera aceptó pagar al Real Mallorca desde el inicio de la negociación

La presidenta del Consell pactó en 2020 una inversión económica para que fuera un patrocinio «como toca y como el que acabamos de aprobar»

La presidenta del Consell, Catalina Cladera. | B.RAMON

La presidenta del Consell de Mallorca, Catalina Cladera, aceptó desde la primera negociación pagar una importante cantidad de dinero al Real Mallorca porque «desde el primer momento se trabajó para que fuera un patrocinio como toca y como el que acabamos de aprobar». Así lo explicó ayer la líder socialista: «Se hizo una valoración técnica de cuál tenía que ser la cantidad. Realmente el acuerdo al que llegamos cuando salíamos de la pandemia era una prueba de cómo podía funcionar esta marca, pero evidentemente no era para siempre. Era para ayudar a impulsar la reactivación económica».

Además, la presidenta de Mallorca reconoce que no comunicó el contrato a sus socios del Pacto hasta que se había incluido en el orden del día de la reunión del Patronato de la Fundación Mallorca Turismo y afirma que se ha trabajado un «expediente de patrocinio durante un tiempo»: «En el momento en que lo hemos tenido listo se ha convocado al Patronato, donde se tenía que aprobar».

«Creo que es un buen acuerdo, pero tal vez no hemos sabido explicarlo bien. Reconozco que este tema tendríamos que hablarlo mucho más con los socios». En este sentido, la socialista incide en que si «los socios no han entendido bien la situación», se harán «las explicaciones oportunas en las reuniones de seguimiento del Pacte». Por ello, pide «trabajar de forma discreta» porque hasta el momento los acuerdos de Raixa «se han llevado con total normalidad», con el 92% de los proyectos ya iniciados: «En ningún momento desvirtúa la hoja de ruta marcada en esta legislatura».

La dirigente socialista afirma que las reuniones del Pacto se hacen «de forma constante para cualquier tema que pueda haber», aunque apostilla que «normalmente las hacemos y trabajamos de forma discreta, y pediría que en este caso fuera similar» porque, desde su punto de vista, «se tiene que trabajar de forma interna, seria y rigurosa, con las explicaciones que toquen».

Las explicaciones ofrecidas ayer por la presidenta de Mallorca no convencieron a ninguno de los partidos que dan apoyo al PSIB e, incluso, destacan su «nerviosismo» a la hora de justificarse. Desde Podemos pusieron por escrito a través de las redes que «no permitiremos que las políticas que hacemos desde el Consell de Mallorca las decida el Partido Popular, un partido que puso a la isla en lo más alto del ranking europeo de la corrupción».

Compartir el artículo

stats