Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sofía Castañón: "Todos nuestros anhelos están en el proyecto de Yolanda Díaz"

"Hay que señalar aquello que no es periodismo y que es promover la mentira a sabiendas"

Sofía Castañón B.RAMON

¿Qué es la heteronorma cultural?

Es cómo se han configurado las historias, ficciones y discursos culturales, y cómo se han restringido las posibilidades de estar y de ser a una norma muy determinada por los estereotipos de género porque la heterosexualidad y lo cisgénero han sido una premisa de serie. Por ejemplo, cuando hablamos con un niño pequeño se le pregunta si ya tiene novia, pero no tenemos por qué establecer de manera normativa que esa relación va a ser heterosexual. Eso que opera en el ámbito social ha encontrado un espacio de difusión en la cultura a través del canon cultural. Abordamos cómo la heteronorma lo impregna todo, con preguntas como '¿cuándo es el día del Orgullo hetero?'.

¿Cómo se sale de ese canon?

Con acción positiva. Necesitas correctores de acción positiva, y también cuotas. Ahí tenemos la Ley de igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, que tiene más de diez años y que todavía no se ha ejecutado al cien por cien, aunque desde el Ministerio de Igualdad en los dos últimos años se ha dado un enorme impulso. El movimiento feminista y el movimiento antirracista nos ha enseñado correcciones ante las situaciones de desigualdad. La redistribución tiene que forzarse porque las desigualdades no se corrigen de manera natural.

¿La heteronorma también existe en la política?

En realidad la política se apoya en discursos culturales. Y se ve en la manera en la que se leen los perfiles políticos. Por ejemplo, una mujer liderando un proyecto, como Ione Belarra al frente de Podemos como secretaria general, no es leído igual que cuando es un hombre quien lo lidera. Sobre las mujeres hay más sospechas porque no acabamos de ser reconocidas en el ámbito público, donde históricamente hemos sido unas intrusas. O si hablamos de la comunidad LGTBI, toca hablar de los armarios. En el hemiciclo sigue habiendo más hombres que mujeres, solo hay una persona negra de 350 y tres personas gitanas. Poblacionalmente no acaba de ser representativo, y no hablemos ya de clase económica. Nos falta mucho pueblo dentro del hemiciclo, aunque cada vez se va rompiendo más con esa cisheteronormatividad.

El Gobierno está tramitando una ley de prostitución marcadamente abolicionista. ¿Cuál es la posición de Podemos?

Hay una clara determinación para acabar con la explotación sexual. La prostitución está atravesada por un eje patriarcal y machista, y lo primero que tenemos que hacer es garantizar los derechos y dignidad de las mujeres en situación de prostitución.

El sindicato OTRAS se refiere a las mujeres en situación de prostitución como "trabajadoras sexuales", concepto que rechaza una parte del feminismo. ¿A usted qué le parece?

Es un debate que está en los feminismos, más que en el feminismo. Cuando fui secretaria de feminismos de Podemos no aspiré a resolverlo, si no a tener una posición que estuviera marcada no tanto en lo ideológico sino para plantear qué políticas públicas vamos a desarrollar. Que garanticen los derechos de las mujeres que están en situación de mayor vulnerabilidad, siendo conscientes de que existe la trata con fines de explotación sexual. Pero a la hora de hablar de lo práctico a veces coincidimos quienes tienen una posición abolicionista, regulacionista o pro derechos, y eso es lo más importante. Las teorías se quedan a un lado y los fines son compartidos cuando nos movemos en el marco de los derechos humanos.

¿La Ley trans va en el camino correcto?

Sin duda. Tiene un gran apoyo social y es una demanda de mucho tiempo. Por fin llega al Congreso y nos arremangaremos para trabajar en la parte legislativa. Es una cuestión de justicia y de derechos humanos, que para las personas trans han estado demasiado tiempo postergados.

En Balears hay un grave problema con el precio de los alquileres. ¿La Ley de vivienda que Podemos acordó con el PSOE hace unos meses va a servir para bajarlos?

Regular el precio de los alquileres era una intervención necesaria que se ha hecho en otros países. Lo que no puede ser es que sigamos entendiendo la vivienda como un bien de mercado y no como un derecho. Cuando la presentaron hace unos meses Ada Colau, Yolanda Díaz y Ione Belarra fue emocionante porque venían de la lucha por el derecho a la vivienda y por fin se veía materializado en una ley. Entrar a intervenir en el mercado del alquiler era fundamental.

¿Qué ha puesto en evidencia los audios de Ferreras y Villarejo?

Que existe un cuarto poder, que ha habido políticas que han favorecido un duopolio mediático y que negarnos nuestro derecho de acceso a una información veraz es una vulneración democrática grave. Necesitamos periodismo y periodistas. Igual que se busca denostar a quienes ejercemos la política representativa, hay un discurso que busca denostar el periodismo. Y eso significa una pérdida en términos democráticos que no nos podemos permitir. Hay que señalar aquello que no es periodismo y que es promover la mentira a sabiendas desde la comodidad de ese duopolio mediático. La verdad en un cajón no sirve para nada y la mentira campando a sus anchas es peligrosa.

¿El futuro de Podemos está en manos de Yolanda Díaz?

Todas las miradas de un espacio amplio de posiciones de izquierdas y nuestros anhelos están colocados en Yolanda Díaz, sin ninguna duda. A partir de ahí hay que configurar contando con las organizaciones, que es donde podemos hacer política. Está colocado todo nuestro anhelo en el proyecto de Yolanda Díaz, que tiene que contar con las organizaciones que están en la misma agenda de defensa de los servicios públicos y protección de las mayorías sociales.

Entonces Podemos y Sumar irán juntos en las próximas elecciones.

Hay que tener la capacidad de aunar a todas las fuerzas que compartimos hoja de ruta y tener altura de miras y generosidad suficiente como tiene Podemos y así lo ha demostrado en numerosas ocasiones. Creo que el Gobierno en Baleares es un ejemplo de esa capacidad que se tiene cuando los objetivos comunes se priorizan y esa es la línea en la que tenemos que seguir trabajando.  

Compartir el artículo

stats